Mi?rcoles, 10 de junio de 2009

Resultados de las europeas: Rajoy va a morir de ?xito

Sigo firmemente convencido de lo que ya dije tras las elecciones gallegas: Mariano Rajoy es un cadáver político que se mantiene en pie a costa de cargarse las posibilidades del PP de convertirse en alternativa al PSOE en el Gobierno de España. Testimonial en Cataluña, cada vez más reducido en el País Vasco y tratando de vender un éxito en Navarra obtenido en gran medida gracias a que UPN no se ha presentado. El PP baja además en Castilla y León, en Cantabria y en Asturias. Como para estar contentos.

No nos fijemos en el número de votos, sino en el reparto provincial de escaños: Rajoy no gobierna con estos resultados, obtenidos además con una situación económica absolutamente precaria que nos dirige a pasos agigantados hacia los cinco millones de desempleados a lo largo de 2012. Momento en el cual la crisis no habrá remitido, sino que más bien se habrá transformado en depresión.

No podemos dejar tampoco de barajar las siguientes hipótesis: En primer lugar, la de un adelanto electoral. Que si se produjera ahora, otorgaría al PSOE si no la victoria, sí desde luego la posibilidad de gobernar. Sin embargo, el riesgo para ZP es tan enorme que  parece una completa pérdida de tiempo pensar en esta posibilidad: ZP agotará la legislatura. No le queda más remedio, porque ir a un proceso electoral a partir del Otoño es ir a un proceso electoral con una media de 6000 parados/día. Mejor agotar la legislatura y esperar a ver si escampa.

En segundo término, la moción de censura. Que solo podría prosperar con el improbable apoyo de CiU y PNV. ¿Estaría dispuesto Rajoy a realizar los sacrificios que le exigirían ambas formaciones? Con el PNV se podría llegar a formalizar un gobierno PNV-PP en el País Vasco, opción que daría al traste con la poca credibilidad que le queda a Rajoy en materia de firmeza contra el separatismo y el terrorismo.

En cuanto a CiU, solo se le puede ofrecer un peso específico en el Gobierno que surgiera de la moción, Gobierno necesariamente condenado a durar poco. Luis María Ansón lo tiene claro: La moción de censura debería tener como objeto el presentar a Durán Lleida como candidato a Presidente del Gobierno. Eso supondría, pura y simplemente, el fin de Mariano Rajoy, lo cual no sería malo en sí mismo para el PP, pero supondría un verdadrero sainete, grotesca parodia de Gobierno, hasta la celebración de elecciones. 

 En principio, debemos tener claro que hay Zapatero y Rajoy hasta 2012. A uno se le descompondrá el país y al otro se le descompondrá el electorado. A eso se le llama morir de éxito.

Comentarios

Añadir un comentario