Mi?rcoles, 27 de mayo de 2009

Corea del Norte y la ecuaci?n nuclear de Kim Jong-Il

El excéntrico Querido Dirigente camarada Kim Jong-Il ha anunciado que ya no se considera vinculado por el "alto el fuego provisional" que rige entre Corea del Norte y su vecino del Sur desde 1953. Lo ha hecho justo después de realizar un presunto ensayo nuclear, que en principio obliga a descartar cualquier tipo de medida militar contra su régimen, so pena de provocar un holocausto atómico.

 Por supuesto, con la presión de su arsenal nuclear como elemento de amenaza para la región, Corea del Norte espera seguir obteniendo -y con más facilidad que antes- alimentos y ayuda humanitaria para paliar la situación de hambruna y carencias generalizadas que sufre su población. La ecuación de Kim Jong-Il es, en apariencia, redonda y susceptible de ser imitada por cualquier líder tercermundista: Ud. ocúpese de conseguir un arsenal atómico y será la comunidad internacional la que supla las necesidades de sus ciudadanos.

¿Va a salirle bien la ecuación a Kim? Es muy difícil predecirlo a ciencia cierta. La inestabilidad nuclear no es una amenaza para tomársela a risa. Claro que cuando el Presidente de Irán se desmarca de tus ensayos nucleares y la Federación Rusa insiste en que la ONU adopte resoluciones contra ti por una cuestión de mínima vergüenza torera, es como para pensar que a lo mejor las cuentas no son tan claras.

 La posición norcoreana es una de puro y simple chantaje atómico. Chantaje en cuyo surgimiento no se puede ignorar la abrumadora responsabilidad de China y Rusia, valedores tradicionales de Corea del Norte en el concierto internacional. Una primera opción sería, desde luego, dejar el asunto en manos de estas dos superpotencias que ayudaron a crearlo. El prestigio de la ONU al que se refieren los rusos no puede quedar más dañado de lo que ya está.

 Sin embargo, esta salida es implanteable desde el momento en el que hay terceros de buena fe afectados muy directamente por la amenaza de Kim Jong-Il: Corea del Sur y Japón. Sin la existencia de estos terceros y sin la demostrada capacidad norcoreana de alcanzar cualquier punto del Japón con sus misiles de largo alcance, la ecuación de Kim no tendría la menor posibilidad de salir adelante. Pero Kim tiene rehenes. La ONU tendrá problemas para adioptar cualquier sanción contra su régimen. Y Obama no está para aventuras:, y menos cuando los riesgos son tan altos Eso queda como argumento para videojuegos.

Así que salvo sorpresa, terminaremos pagándolea Kim la factura del arroz de veintitrés millones de norcoreanos. Tengámoslo claro.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: sarcarcar
Fecha: Mi?rcoles, 27 de mayo de 2009
Hora: 23:49

Saludos.

Desear?a a?adir alg?n enlace del amigo Freytas, indepenientemente que se cumpla o no:

http://www.iarnoticias.com/2009/secciones/contrainformacion/0029_desenlace_3aguerramundial_18may09.html

Espa?a, III Rep?blica, Socialismo

www.tercerarepublica.org