Lunes, 18 de mayo de 2009

Despeneuvizar el Pais Vasco

El Mundo ha descubierto ni más ni menos que un complot de mandos de la Ertzainza para que el PNV siguiera controlando desde la sombra a la Policía Autónoma Vasca y recibiendo la información de la que dispusiera, en perjuicio del Gobierno de Pachi López.

El líder del PP, tan inane como de costumbre, se ha dedicado a lamentar que estos policías “estén haciendo cosas que no se deben hacer”, como si en vez de conspirar contra la legitimidad institucional del nuevo Gobierno vasco estos mandos policiales pillines se estuvieran dedicando a visionar pornografía en los ordenadores de las Comisarías o a transmitir un “culo, caca, pedo, pis” por las emisoras policiales.
La realidad es mucho más grave. Esto forma parte de la estrategia que los penéuvidas bautizaron como “gobernar desde la calle” y es especialmente grave desde el momento en el que afecta a un cuerpo que ostenta, no lo olvidemos, el cuasi-monopolio del uso legal de la fuerza en las tres provincias vascas. Cuasi-monopolio, por cierto, que apenas ha sido utilizado para combatir el terrorismo o la violencia callejera.

La Ertzainza, con sus ocho mil efectivos, ejerce todas las funciones de la Policía Nacional en el País Vasco. Y es un elemento esencial para su gobernabilidad. Del efectivo control de la Ertzainza depende, por ejemplo, una lucha sistemática y verdadera contra el terrorismo callejero. O una lucha antiterrorista real y efectiva en coordinación leal con la Guardia Civil. Por no hablar del efectivo cumplimiento de leyes tales como las que prohíben la exaltación del terrorismo o castigan las manifestaciones ilegales.

En suma, el PNV no puede “gobernar desde la calle” con la Ertzainza en contra. Y tras décadas de politización absoluta de la Policía Autónoma Vasca, no creo equivocarme mucho atreviéndome a pronosticar que la presente legislatura va a estar salpicada de escándalos de este tipo.

Y es que antes de despeneuvizar el País Vasco, va a tocar despeneuvizar la Ertzainza. Basagoiti, mucho más contundente que su insoportablemente leve jefe de filas, ya ha pedido cabezas y mano dura contra los funcionarios policiales. Me temo que se olvida del verdadero problema: El PNV como extendido cáncer sobre la sociedad vasca de Euskadi. Iturgaiz lo tiene clarisimo: Este problema va a extenderse mucho mas alla de la Ertzainza.

Comentarios

Añadir un comentario