Domingo, 03 de mayo de 2009

Dragonlance: Por fin vuelvo a dirigir Dungeons & Dragons

Corre el año 354 tras el Cataclismo. La Guerra de la Lanza, que los eruditos llaman la Cuarta Guerra de Dragones, ha terminado hace apenas un año con la derrota de las fuerzas de la oscuridad a manos de los ejércitos de la Piedra Blanca: Caballeros, enanos, elfos y dragones del Bien han liberado la mayor parte de Ansalon de la tiranía de los Ejércitos de los Dragones que, mayoritariamente en desbandada, se retiran hacia sus últimos reductos.

El retorno de los dioses y de los Dragones al mundo de Krynn se ha saldado, por el momento, en positivo para sus habitantes: Las nobles tierras de Solamnia vuelven a estar unificadas bajo el benevolente gobierno de las Órdenes caballerescas de la Rosa, la Espada y la Corona. Ergoth celebra la coronación de una nueva dinastía imperial. Las ciudades confederadas de Abanasinia vuelven a ser libres y han firmado tratados de amistad y comercio con los unificados bárbaros de las llanuras. Los reinos elfos de Qualinesti y Silvanesti parecen haber enterrado sus diferencias y se preparan para sellarlas con el matrimonio de sus respectivos herederos, e incluso los reclusivos y orgulosos clanes enanos de Thorbardin vuelven a tener un Rey y a abrir al mundo las puertas de su gran reino bajo la montaña.

Por su parte, los clérigos de los dioses retornados predican la palabra de sus deidades y vuelven a abrir templos en su honor, mientras las divinidades recompensan con grandes dones a sus seguidores y la práctica de la Alta Hechicería empieza a recuperar parte del vigor y la popularidad de épocas pasadas.

La campaña comenzará en Ankatavaka. Una pequeña ciudad situada en la costa noroccidental de Abanasinia que se libró de lo peor de la Guerra de la Lanza por una feliz combinación de murallas, mercenarios, buen hacer de los Sumos Buscadores que la gobernaban y un valor estratégico casi nulo para los Señores de los Dragones.

Nominalmente, Ankatavaka pagó tributo a los Ejércitos de los Dragones e incluso tuvo que aceptar una guarnición de tropas del Ejército Rojo en el interior de la ciudad, pero todo eso terminó tras la muerte del Señor del Dragón Verminaard y la retirada general hacia Haven -y, más tarde, hacia Neraka- del Ejército Rojo. Desde entonces hasta el final de la guerra, Ankatavaka supo mantenerse estrictamente neutral pese a verse obligados a soportar ocasionalmente que buques del Ejército Azul y del Blanco fondearan en su puerto. Por supuesto, todo ello terminó

Los Sumos Buscadores de Ankatavaka aceptaron gozosos la palabra de los antiguos dioses y, reconvertidos en clérigos, siguen manteniendo un peso decisivo en el gobierno de la ciudad. Antanavaka fue, desde el Cataclismo, fundador y miembro activo de la Confederación de Ciudades Libres de Abanasinia, pero antes del mismo perteneció a Ergoth y su comercio, su diplomacia y el sentir de sus habitantes no ha dejado nunca de situarse del lado del Viejo Imperio. De hecho, fueron tropas de Ergoth del Norte, bajo bandera de la Piedra Blanca, las que entraron en Ankatavaka y declararon su libertad definitiva, lo cual sirvió para reafirmar los lazos entre la ciudad-estado y su antigua metrópoli. La nueva dinastía de Ergoth, subió al poder hace menos de un mes y todavía se escuchan en las tabernas y templos brindis y oraciones por el nuevo Emperador.

Las carreteras que rodean Ankatavaka distan mucho aún de ser seguras pese a los esfuerzos de la Milicia de la Confederación, de Abanasinia en la que Ankatavaka tiene un peso importante. Goblins, hobgoblins, draconianos y mercenarios varios abandonados a su suerte tras la retirada del Ejército Rojo deambulan aún por Abanasinia. Algunos buscan desesperadamente cruzar el Nuevo Mar para llegar a Sanction, donde ha logrado reagruparse el Ejército Azul, pero la gran mayoría dan la guerra por concluída y se han reconvertido en puros y simples bandidos a erradicar. 

 El grupo de aventureros ya cuenta con un Mago, un Clérigo y un Bardo, todos ellos humanos que empezarán a recorren Krynn a finales de Mayo en busca de honor, poder, aventura y victoria. El reglamento será el de Dungeons & Dragons 3.5. Quedan hasta tres plazas libres  a cubrir por cualquier PJ que encaje con la campaña (Aviso expreso: Se permiten kenders, pero no kenders-coñazo). La idea es jugar una tarde cada fin de semana alterno, en Madrid capital. Para para ponerlo aún más fácil, aquí os dejo un generador de personajes, eso sí en perfecto inglés.

¿Alguien se anima?

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Viru
Fecha: Viernes, 08 de mayo de 2009
Hora: 1:24

Felicidades por volver a dirigir! Yo tengo unas ganas locas. Me apuntar?a, ahora vivo en Madrid y el centro no me queda muy lejos, pero no s? si podr?a personarme con frecuencia.

Felicidades tambi?n por los premios y por tu estupendo blog.
Autor: Elfwine Thundercross
Fecha: Mi?rcoles, 12 de agosto de 2009
Hora: 19:33

Pues nada, que soy de Colombia y voy a comenzara Dirigir D&D Online, me gustaria contar con alguien de mas de Europa, tengo juagdores de Colombia, Bolivia, Alemania y Espa?a, cualquier pregunta escribidme a [email protected]
Gracias.