Lunes, 13 de abril de 2009

Gobernar desde la calle

Si las cosas salen como están previstas, lo cual no está tan claro como parece porque con el PSE nunca se sabe, la próxima legislatura en la Autonomía Vasca va a estar marcada por el enfrentamiento entre la mayoría institucional del PP-PSE y la mayoría social nacionalista que el PNV aspira a encabezar desde la calle.

Efectivamente, los Penéuvidas aspiran a gobernar desde la oposición. Todas sus declaraciones desde el momento e que se conocieron los resultados electorales apuntan a un intento de oponer una cierta legitimidad social a la legitimidad electoral del Parlamento de Vitoria salido de las urnas, incluyendo las acusaciones de "frentismo" contra la estrategia de Lopez y Basagoiti.

Parece mentira que el Partido Nacionalista Vasco acuse a nadie de frentismo ocho años después de Estella y al mismo tiempo que esgrime precisamente su capacidad de constituirse en “frente social” contra el Gobierno que va a presidir Patxi López. Pero la política vasca está tan profundamente marcada por la pátina de legitimidad que se le ha concedido al PNV en las últimas décadas que incluso las más evidentes de sus hipocresías cuesta señalarlas.

El caso concreto es que vamos a asistir en los próximos cuatro años a una lucha en el País Vasco entre poder constituido y sociedad civil… con los actores tradicionales invertidos. Mi apuesta personal es que la sociedad vasca logrará curarse del síndrome del PRI que representa el separatismo vasco tan pronto se desmonte la red clientelar del PNV y sus aliados y se corte radicalmente el apoyo institucional a los objetivos separatistas, auténtico cáncer de las Vascongadas.

PSE y PP están apostando esencialmente a lo mismo que yo: El PNV no tendrá la fuerza ni la base social suficiente para gobernar desde la calle, especialmente con una ETB despeneuvizada y una Ertzainza actuando como cabe esperar de lo que es, a fin de cuentas, una Fuerza de Seguridad del Estado, la apuesta de los partidos nacionales en el País Vasco es simplemente convertir la autonomía vasca en un ente territorial normal con un juego político normal.

Si se equivocan, sobre todo si el PNV logra constituirse en “casa común” de todos los abertzales tendremos que prepararnos ni más ni menos que para otros treinta años de gobiernos nacionalistas en Vitoria. Lo iremos comentando.


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Tremen
Fecha: Domingo, 26 de abril de 2009
Hora: 20:36

jajaja, ya aqu? no me he podido aguantar, la foto es la monda jajaja. Me encantan las fotos pausadas estas.