Lunes, 06 de abril de 2009

Crisis de Gobierno: Del Gabinete Cat?strofe al Gabinete Apocalipsis

Según apuntan los macutazos mejor informados, tendremos en los próximos días crisis de Gobierno. Se veía venir después del lamentable espectáculo de descoordinación producido a raíz de la retirada de tropas de Kosovo, en el que Moratinos, De La Vega y Chacón se comportaron como pollos sin cabeza arrastrando con ellos a sus respectivos portavoces, Secretarios de Estado y subalternos varios, dejando la credibilidad del Gobierno de España a la altura del betún.

El verdadero problema de cargarse a un puñado de Ministros es, esencialmente, la elección de los sustitutos adecuados. Y aquí es donde, de confirmarse los rumores, me temo que vamos a salir de Guatemala para entrar directamente a Guatepeor.

 De entrada, el quemadísimo Solbes, vicepresidente segundo ("económico") del Gobierno, sería sustituido por la Ministra de Administraciones Públicas, Elena Salgado. Salgado es una mujer sólidamente formada como Ingeniera y economista, con amplísima experiencia al más alto nivel en el sector privado. ¿Son méritos bastantes para pilotar la economía del país? Está por verse.  Su gestión en Administraciones Públicas no ha dado disgustos notorios. Pero  se marcharía de su Ministerio dejando activada la bomba del absurdo nivel de endeudamiento de muchísimos Ayuntamientos, endeudamiento por ella permitido y que llevará, más temprano que tarde, a alguna suspensión de pagos sonora (ojo a Madrid, por ejemplo). 

María Teresa Fernández de la Vega continúa según la filtración como VicePresidenta Primera del Gobierno. Yo particularmente me atrevo a apostar por su salida. No solo es una de las principales responsables de la total descoordinación en el seno del Ejecutivo, sino que además mantenerla en el Gobierno dejaría a Zapatero con tres vicepresidentes. ¿Con tres?

Sí, porque Manuel Chaves dejaría la presidencia de la Junta de Andalucía para ocuparse de una VicePresidencia Tercera ("de Política Territorial") que asumiría las actuales funciones de Administraciones Públicas y se encargaría de las relaciones Ejecutivo-Comunidades Autónomas.  Tras veintitantos años presidiendo una comunidad autónoma, es posiblemente el hombre más indicado para hacer política territorial con el que puede contar hoy día el PSOE. Y la política territorial, con la que va a caer, va a cobrar una importancia capital.

El problema es que Manuel Chaves es un sátrapa. Que ha creado un entramado clientelar y caciquil vergonzante en Andalucía. Que no tiene la más remota idea de lo que es contener el gasto público o crear administraciones eficientes. Y que puede resultar absolutamente contraproducente en época de crisis, porque simplemente Chaves no ha creado en toda su carrera política ni un mínimo de austeridad, ni de sentido común, ni de riqueza en Andalucía. Lo mejor que puede ofrecer el PSOE en política territorial es, pura y simplemente, al responsable de convertir Andalucía en el más lamentable de los cánceres de España.

 No se me escapa tampoco que la VicePresidencia tricéfala difícilmente va a solucionar los problemas de coordinación en el seno del Ejecutivo.  Mucho menos con un peso pesado como Manuel Chaves por medio. Por ello sigo viendo a de la Vega en el disparadero de salida.

El rumor de crisis de Gobierno se completa con la sustitución de ese desastre que es Magdalena Alvárez por un redomado palanganero como Pepiño Blanco, que se convertiría en el primer Ministro de Fomento de la Historia de España sin oficio, beneficio, ni formación universitaria alguna. Si Magdalena Alvárez nos ha dado espectáculos lamentables, el bueno de Pepiño nos augura directamente el acabose. Y en uno de los Ministerios de mayor dotación presupuestaria, nada menos. Que podría absorber el inútil Ministerio de Vivienda, por la cosa de simular austeridad.

La única buena noticia que se rumorea es la posibilidad de la defenestración de Miguel Ángel Moratinos. Verdadero lastre para la política exterior española. Se rumorea que su sustituto podría ser Bernardino León... pero me temo que es demasiado bueno para ser cierto. No nos extrañe que con tal de mantener la paridad de sexos en el Ejecutivo, terminemos con Trinidad Jiménez dirigiendo la política exterior.

Vamos a terminar añorando a los Ministros que se van. Tiempo al tiempo.

Comentarios

Añadir un comentario