Viernes, 27 de marzo de 2009

Un caballo muerto no puede jugar en la Selecci?n Nacional de F?tbol

La prensa deportiva vive de resucitar, de cuando en cuando, caballos muertos a ver si su aspecto ha mejorado con el tiempo. En los días previos a hacerse pública la lista de convocados por Vicente del Bosque para el encuentro contra Turquía que España debe jugar mañana, un puñado de periodistas deportivos, evidentemente animados por el propio interesado, han desenterrado el caballo muerto de Raúl González como futbolista de la Selección. Caballo que murió un seis de septiembre de 2006 ante Irlanda y que fue enterrado un 29 de Junio de 2008 ante Alemania.

Lo hemos visto estos días y en realidad la única explicación posible para este debate es el inmenso poderío mediático del Real Madrid. Este debate no se plantearía -ni lo veremos nunca- sobre Fernando Torres, sobre Villa o sobre Puyol. De hecho, el debate sobre si Raúl debe o no ser seleccionado no se desarrolla en términos deportivos o de rendimiento, sino en términos de madridismo y antimadridismo. Los hechos objetivos sobre la salida y la no-vuelta de Raúl a la Selección son, a poco más o menos, los siguientes:
Raúl dejó de ser convocado para la Selección tras encabezar un amotinamiento contra Luis Aragonés, tratando de imponer esquemas de juego y titulares y formando camarillas con Cañizares, Míchel Salgado y otros, en el Mundial 2006. Luis Aragonés contó con el apoyo público -y es de suponer que privado- de de David Villa, quien muy seguramente participó de forma activa en desbaratar el alzamiento raulista desde el propio vestuario.

En amotinarse contra Luis, le podía haber dado la razón a Raúl en ese momento media España. Yo lo hice y tuve que confesarme públicamente equivocado tras la Eurocopa.

Pero el asunto de Villa es otra historia. Muy posiblemente el asunto entre David Villa y Raúl se convirtió en odio personal. Y es la razón que le mantiene fuera de la Selección cuando Luis hace ya nueve meses que dejó de ser seleccionador. No se puede olvidar la acusación lanzada públicamente por Alfonso Ussía sobre el aborto del fichaje de Villa por obra y gracia de Raúl. Acusación recogida de forma implícita aquí, en atención al enorme peso específico de Raúl en el club que le paga, como comentan aquí.

De hecho, la prensa deportiva, que no es tonta del todo, saca e los rumores de convocatoria de Raúl para el próximo partido de la Selección precisamente en el momento en el que Villa se lesiona y parece que no va a ser convocado. Y esos rumores se terminan justo en el momento en el que se comprueba que Villa está como una rosa.

Pero muy posiblemente el asunto personal no sea solo con Villa. Tengo meridianamente claro que ni Íker Casillas ni Sergio Ramos han movido un solo dedo para que Raúl González vuelva a la Selección española y eso se desprende de sus declaraciones antes, durante y después de la Eurocopa. Que Casillas haya suscrito el manifiesto en defensa del castellano y su Capitán no... es demoledor por sí mismo.

 Las declaraciones de Vicente del Bosque en rueda de prensa no dejan lugar a dudas: "Hay motivos personales en la decisión, pero han primado los aspectos deportivos". Eso es, pura y simplemente, convertir públicamente a Raúl en el cáncer de la Selección española y a Luis Aragonés en el cirujano de hierro que se atrevió a extirparlo. Los resultados le han dado la razón a Luis en detrimento del ex-capitanísimo. No hay más que hablar.

Los servicios de Raúl a la Selección española han sido pobres. Francamente pobres 102 partidos oficiales. Eliminados en primera fase en el Mundial 98 y en la Eurocopa 2000. Eliminados en cuartos por Corea del Sur en 2002, en un partido en el que Raúl no jugó por supuestas lesiones y un evidente boicot a José Antonio Camacho. Eliminados en la primera fase de la Eurocopa 2004, espantosísimo ridículo que jamás olvidaremos. Y eliminados en octavos en el Mundial 2006.

 Fue automática la mejora de juego de España en la Eurocopa 2008, para la que no nos olvidemos que Raúl ya se había autoconvocado meses antes de que Aragonés le diera la patada. Nada más irse Raúl, hemos ganado una Eurocopa y tenemos la mejor racha de imbatibilidad de la Historia de la Selección... a punto de superar a Brasil en posesión de balón.

Raúl no tiene derecho a quejarse por su no-inclusión en la Selección. David Villa tiene, a día de hoy, un promedio goleador muchísimo mejor que el del madrileño. Y lo que subyace en el demencial debate de si Raúl González debe ir o no a la Selección es la influencia del Real Madrid en el fútbol español. El debate no existiría si Raúl jugara en cualquier otro equipo, con menos repercusión mediática (Barcelona incluido).

Queridos lecrtores madridistas: Raúl ha muerto para la Selección española. Quedó completamente en evidencia tras la Eurocopa. Así que asumidlo de una vez: Este caballo no va a mejorar por más veces que lo desenterreis y, de hecho, cada vez que lo hacéis hiede más la cosa porque alguien (en esta ocasión ha sido del Bosque) abre la boca un poco más sobre lo que pasó y pasa con el ex-7. Dejad que se pudra en paz y aún podreis verle como entrenador. Pero jugando de nuevo... me temo que ni hablar.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: S?bado, 28 de marzo de 2009
Hora: 19:05

Fray, TU ERES ANTIMADRIDISTA y eso deberias dejarlo claro nada mas iniciar el post. La acusacion de que Raul revento el fichaje de Villa no se sostiene en prueba alguna mas alla del silencio de todos sobre el atticulo de Ussia.