Martes, 24 de marzo de 2009

Carod-Rovira, predicador.

Josep Lluis Carod-Rovira ha convertido a una monja argentina residente en Cataluña al independentismo catalán. Así como lo oyen y sin anestesia. La monja en cuestión, que se llama Sor Lucía, ha declarado que "siempre tengo que dar explicaciones en los conventos" por defender la identidad nacional de Cataluña. Cabe preguntarse a qué narices se dedican realmente las monjas en esos conventos modernistas. O si acaso la tal Sor Lucía se dedica a ir por los conventos españoles -y/o extranjeros-  tocando las narices en las sobremesas dando la brasa con Carod-Rovira.

No obstante, la conversión de Sor Lucía no es el único fruto de la pastoral catalanista de Carod. Sin ir más lejos, acaba de gastarse un millón de eurillos en programas de promoción para los indios del Ecuador. ¿Promoción de qué? Pues de las lenguas indígenas en detrimento del español.

Adosinda nos cuenta la respuesta que ha recibido esta última extravagancia por parte de la Izquierda Revolucionaria de Ecuador. Izquierda que, por supuesto, no tiene el menor interés en perpetuar el atraso, la segregación y el fraccionamiento de los indígenas y sí en una cierta "unidad política de Iberoamérica" para la que el principal vehículo es la lengua común que Carod trata de debilitar con cargo al Erario público catalán. La respuesta en cuestión, que no tiene desperdicio, acusa a Carod-Rovira, entre otras cosas, de racista y de colonialista depredador y le comparan con Hitler. Ahí es nada.

El despilfarro autonómico que tenemos en España no solo es insostenible: Es que es, además, deprimente y chusco incluso a nivel internacional. Que tengan que venir del Ecuador unos "izquierdistas revolucionarios" a poner los puntos sobre las íes en lo relativo a la la tramoya lingüístico-segregacionista de la Generalitat es lo suficientemente grave como para que empecemos a plantearnos muy en serio si verdaderamente nos merecemos los representantes políticos de opereta que tenemos en los grandes partidos nacionales y, desde luego, en el escalón regional.

Las prédicas de Carod-Rovira -de todos los Carods-Roviras de la política española- las estamos pagando todos. Nos salen carísimas. Y lo realmente grave es que seguikmos empeñados, masivamente, en no verlo.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: S?bado, 09 de mayo de 2009
Hora: 16:58

AMIGOS, COINCIDO EN MUCHOS TEMAS CON VOSOTROS. ?NIMO !

VIVA ESPA?A !!!!


FERN?NDEZ.