Domingo, 15 de marzo de 2009

Que cunda el p?nico

El Presidente del BBVA, Francisco González, pide ni más ni menos que un nuevo Pacto de la Moncloa ante la "situación de Emergencia Nacional" "peor que la de 1929" que estamos sufriendo. Como esto es un sálvese quien pueda en toda regla, se mostró abiertamente contrario a seguir sosteniendo en pie a las cajitas de ahorros, tan unánimemente bien gestionadas... que 17 de las 45 que son están inmersas ya en operaciones de fusión. Dice Francisco González -y dice bien- que mantener en pie artificialmente a entidades dañadas afecta al sistema en su conjunto. Con lo que está reconociendo implícitamente que hay ya en este momento entidades zombis que no debieran estar operando y deberían haber sido intervenidas. Que cunda el pánico.

¿Y qué dice Pedro Solbes? Pues que dejará morir a los bancos que no sean solventes. No a las cajas, sino específicamente a los bancos. ¿Ah, pero es que hay bancos no solventes en uno de los sistemas financieros más sólidos del mundo? Pues eso parece. Que siga cundiendo el pánico.

Le realizan una entrevista en el ABC al nuevo Presidente del Banco Guipuzcoano, un tal Pedro Aguirre. Este señor Presidente de una entidad financiera nos suelta, sin despeinarse ni sentir pudor, dos perlas como las siguientes. Atención a las barbaridades que nos suelta:

"Yo suelo decir que si los créditos se hubieran dado en pesetas y no en euros, no habrían sido tan disparatados. Un caso como el de Martinsa-Fadesa, por ejemplo, en el que hay que renegociar 5.000 millones de euros, ni por asomo se hubiera concedido si antes se hubiera pensado que son 800.000 millones de pesetas. Suena distinto."

Traducido al román paladino:

- Buenas, vengo a pedir un crédito de un millón de pesetas
- ¡Huy! Eso suena a mucho dinero... No va a poder ser...
- ¿Y si te pido 6.000 euros?
- ¡Eso es otra cosa! Con cantidades más pequeñas nos entendemos... ¿Dónde habré dejado la calculadora de conversión a euros que me compró el dire en los chinos?

"En mi opinión, el problema han sido los créditos sindicados, que son aquellos que un grupo de bancos, agrupados bajo un mismo contrato de crédito, concede a una empresa. Cuando una entidad pequeña llega a la sala de reunión y ve que al contrato se han apuntado grandes entidades como el Santander, el BBVA o La Caixa, pues... ¡se apunta sin estudiarlo! Yo suelo contar una historia que es muy ilustrativa: «Una señora entra en un casino de Las Vegas, se acerca a la mesa de los dados y pregunta a los crupiers si puede hacer una apuesta de 500.000 dólares. Ellos, tras consultar a sus superiores, aceptan la apuesta. La señora decide entonces poner una condición: «Tengo que estar desnuda al tirar los dados porque me da suerte». Los crupiers, algo perplejos, aceptan y la mujer tira los dados. A continuación, se pone a dar saltos de alegría y a celebrar su victoria por todo lo alto. Cobra los 500.000 dólares y se va. De pronto, un crupier le dice a otro: «oye, por cierto, ¿cuántos puntos ha sacado?»; a lo que su compañero contesta: «¡Ah!, pero es que no estabas mirando tú?». Eso es lo que le pasa a los créditos sindicados. Nadie los estudia."

Estas son las opiniones del Presidente de un Banco. Esto es lo que piensan las cabezas pensantes de nuestro sistema financiero.

Señores ahorradores: Ya están ustedes sacando su dinero de estas pequeñas entidades que conceden créditos milmillonarios sin estudiarlos deslumbrados por firmar un contrato sindicado junto al Santander o La Caixa, como esos crupieres de casino que ven a una mujer en bolas tirando los dados y ni se molestan en contar los puntos para ver si ha ganado o no. En este momento, el pánico no es que cunda: Es que campa por sus respetos.

 Y en una situación en la que el pánico se adueña de corazones y mentes... No tarda en surgir alguien a arrojar un salvavidas a los imbéciles:La Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE) ha solicitado que se paralicen los embargos de viviendas.No me digan que no es genial: Me saco una hipoteca enloquecida por un plazo de tiempo absurdo para comprar mi zulo de 55 metros cuadrados en Aluche por 250.000 euros... y que me paralicen el embargo. ¿Es razonable que un tercero pague las deudas de quienes se han endeudado por encima de sus posibilidades? Yo digo que no.

Pero no es de extrañar que a esta pobre gente le haya entrado el pánico: El Presidente del Banco Central Europeo ya calificó hace unas semanas de "falacia" la subida eterna del precio de los pisos y le echó la culpa de la actual crisis a esa creencia nuncabajista generalizada en que los inmuebles nunca bajan. Dejando de lado que fue él como Presidente del BCE el que permitió dar préstamos tan baratos para financiar tanto pisito, es obligatorio recordar que la mitad del crédito concedido en España es directamente inmobiliario. Y que de la otra mitad, dos tercios están avalados parcialmente con inmuebles.

¿Estamos todos ya lo bastante asustados?

Comentarios

Añadir un comentario