Mi?rcoles, 04 de marzo de 2009

Peneuvismo religioso

Desalojar al PNV del Gobierno vasco es "una agresión politica" y un "golpe institucional". Así lo ve al menos el propio Partido Nacionalista Vasco que ha resultado ser la lista mas votada en las elecciones, pero que se ve, salvo que Patxi Lopez decida suicidarse politicamente y escribir una nueva pagina vergonzosa en la Historia del socialismo patrio, sin aliados suficientes para formar Gobierno en Vitoria.

A la indignación del PNV ha respondido -y muy bien- el líder del PSE recordando a los discípulos de Sabino Arana que su partido no es ni el regimen ni la religion del Pais Vasco. El problema es que, para los militantes y buena parte de los simpatizantes del PNV... es precisamente eso mismo.

Es el problema que tienen, en general, los partidos separatistas españoles. No se autoconciben como partidos normales, contingentes y finitos, sino como grupos de elegidos predestinados al cumplimiento de misiones sagradas. Y al cumplidor de una misión sagrada, al "puro" no se le deben aplicar las reglas políticas normales que se aplican, por ejemplo, al PP.

Esta mentalidad que a cualquier otro partido -pienso, por ejemplo, en la constelacion de siglas a la derecha del PP- le aboca a la más absoluta y total marginalidad, logra calar en sociedades enfermas. En los casos realmente cancerígenos, logran ejercer el poder durante larguísimos periodos de tiempo ininterrumpidos. Y a partir de ahí, con la inmensa red clientelar que puede formarse desde una Administración Pública y el adoctrinamiento social que puede llevarse a cabo desde la misma, la aparición de la mentalidad de Régimen es inevitable.

 No obstante, no se puede olvidar que es el PNV de Ibarreche el que optó por romper la dinámica de moderación mantenida por Ardanza y sustituir la alianza tradicional PNV-PSE (con el añadido ocasional de EA) por la creación del frente soberanista surgido de los Acuerdos de Estella.

Ese frente soberanista se ha encontrado con la oposición continua del PP y la menos fiable del PSOE, pero hubiera resultado completamente imbatible en la arena electoral sin la ilegalización de HB y sus plataformas sucesoras: En efecto -y esto es lo que esgrime, sin mentarlo, el PNV- el frente soberanista hubiera conseguido el escaño que hoy le falta si los 100.000 votos batasunos hubieran ido al  "voto útil" de Aralar, EA o el mismo PNV en vez de al cómputo de nulos. Y esto es así porque la mayor parte del censo electoral vasco es, de hecho, (quizá no de fondo) partidaria -y votante- del Frente de Estella. Y los 100.000 votos nulos de la ilegalizada Batasuna/D3M volverán a las candidaturas legales tarde o temprano.

No obstante, con un PNV fuera del gobierno, el mapa electoral podría dar un vuelco radical. La teleportación de Spock a los escaños de la oposición en la Cámara de Vitoria desmontaría radicalmente la red clientelar del PNV. Nos daría una Ertzainza que verdaderamente se dedicara a mantener el orden público en las calles del País Vasco. Pondría fin al sesgo soberanista en la televisión y radio pública vascas. Y sobre todo, podría hacer que la base electoral de PNV se sacudiera miedos y complejos a cuatro años vista.

Con un López como lehendakari, el peneuvismo como Régimen y el soberanismo como Credo puede sufrir un daño irreversible. Y no quepa la menor duda de que el PNV y sus compañeros de viaje a la oposición harán lo que haga falta para evitar sufrir el mismo destino que CiU.



Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Tremendelirius
Fecha: Jueves, 05 de marzo de 2009
Hora: 23:40

Lo que tiene el pnv es una especie de rabieta pol?tica y lo que hace para demostrarla es una especie de golpe en la mesa de pura frustraci?n. No le vendr? mal estar un tiempo en la oposici?n.

Saludos ;)