Martes, 03 de marzo de 2009

Bienvenido, Medvedev

Zapatero, que no se ha caracterizado por sus aciertos en ningún terreno en sus cinco años como Presidente del Gobierno, puede haber contribuido en estos días de forma muy decisiva a un reposicionamiento internacional de España mucho más sensato y acorde a nuestros intereses como Estado que el seguidismo a la política estadounidense practicado durante los Gobiernos de González y Aznar.

Es muy posible que lo haya hecho por simple seguidismo de Sarkozy y Merkel, pero la visita del Presidente ruso Medvedev a España, los acuerdos alcanzados en materia energética y la buena sintonía demostrada en general entre ambos países solo puedo interpretarla en clave netamente positiva.

 No se trata solo de que entre Rusia y la Unión Europea exista una complementariedad evidente en todos los terrenos. Es que, además, la política exterior rusa es infinitamente más predecible que el lamentable aventurerismo de las últimas administraciones americanas, empeñadas últimamente en convertir a una OTAN nacida para defender al mundo libre de los soviets en una alianza antirrusa.

Por supuesto, como lo que la Naturaleza no da, Salamanca no lo enseña... Zapatero ha tenido que dejar su particular sello personal en estas conversaciones.

Comentarios

Añadir un comentario