Lunes, 02 de marzo de 2009

Mariano Rajoy: Cuando resistir no es vencer

 

Quiero publicar este artículo precisamente hoy, cuando Mariano Rajoy parece haber salido vivo de una situación difícil y haber roto el cerco al que le tenían sometido sus supuestos aliados. Lo quiero hacer hoy precisamente porque creo que acertaré de lleno en una predicción que se reduce, en lo esencial, a lo siguiente: Rajoy es tan cadáver político hoy como lo era ayer y lo que ha logrado ganando en Galicia le supone  al PP seguir andando un poco más... hacia cualquier parte, lejos de la Moncloa.

La opción Basagoiti ha fracasado electoralmente. El futuro político del PP vasco, cuya mejor expectativa parece ser el convertirse en muleta de un Patxi López gobernando en Vitoria con menos diputados que el PNV, apunta directamente a una fagocitación electoral por parte del PSE. Y esto, para Génova, es catastrófico por las implicacioones que tiene en los procesos electorales nacionales: Las expectativas electorales del Partido Popular en el País Vasco a la hora de computar escaños en unas eventuales elecciones generales son nulas.

 

En el año 2000 los siete diputados aportados por la franquicia de  Mayor Oreja fueron claves para la mayoría absoluta de Aznar (mientras el PSE de Redondo Terreros obtenía solamente cuatro). Pero la situación no ha dejado de ir a peor desde entonces, hasta el hundimiento electoral de 2008 en el que el PP vasco de María San Gil logró tres raquíticos diputados mientras el PSOE-PSE batía todos los récords obteniendo nueve.

El PP ya es un solar electoralmente hablando en Cataluña, Extremadura y Castilla-La Mancha, donde la ventaja neta del PSOE  parece insuperable. Falta mucho para que la guerra de desgaste librada en Andalucía desde hace más de 30 años otorgue algún tipo de ventaja al PP andaluz, que ha retrocedido mucho desde los 28 diputados logrados en el histórico año 2000. Si el PP vasco se convierte, como parece, en una nueva franquicia fallida y si la nueva sucursal navarra se hunde por la sangría a la que dará lugar el enfrentamiento con UPN, en Génova pueden despedirse de la Moncloa hasta dentro de varios lustros.

Y desde luego, la falta de credibilidad de Rajoy, el centrismo de Feijoo, el cainismo practicado contra el díscolo PP madrileño y el andalucismo de Arenas no van a ayudar. El marianismo resiste. Pero el precio a pagar por el PP va a ser altísimo.

 


Comentarios

Añadir un comentario