Jueves, 12 de febrero de 2009

Zimbabwe como ejemplo del Africa Negra: Incapaces de gobernarse solos

Los docentes de Zimbabwe recibirán este mes un salario de 29 billones de dólares zimbabuos, equivalentes a unos diez dólares americanos, con los que podrán adquirir aproximadamente unas diez barras de pan. Son los frutos de la clarividente política de Robert Mugabe, de quien ya hemos hablado anteriormente.

No obstante, en nuestra opinión, el problema de fondo de Zimbabwe o del África Negra en general no es que uno u otro dirigente sea más o menos corrupto (el mismo Mugabe celebro su cumpleaños de forma obscenamente ostentosa mientras su pais esta al borde de la hambruna) sino que el problema es de base: La mayor parte de estos paises no debieron haber accedido a la independencia por la sencilla y simple razon de que sus poblaciones no estaban ni estan preparadas para gobernarse a si mismas. 

No se me escapa la incorreccion politica de este razonamiento. Pero es absolutamente contrastable con hechos empiricos. El numero de Estados viables que han dado las independencias otorgadas en el Africa Negra se puede contar con los dedos de una mano. Y eso es debido a una descolonizacion apresurada en la que las metropolis, esencialmente, cedieron a los deseos de unas sociedades infantiles e incapaces de asumir las riendas de su propio destino. Faltaba educacion, faltaban cuadros dirigentes capaces y faltaba la superacion de elementos sociologicos etnicos y tribales que convierten en ingobernable cualquier Estado moderno. 

No nos engañemos: Todo el Africa Negra es Zimbabwe. Del Sahara hacia el sur, lo que no es un Estado-Basura es un Estado-Detritus. Los problemas de base de los paises africanos solo pueden arreglarse cediendo parcelas de su soberania a nuevas metropolis dispuestas a realizar los enormes esfuerzos necesarios para convertirlos en viables. Esfuerzos que, tengamoslo claro, son tan ingentes que casi podemos considerarlos inasumibles.

Y es que, digan lo que digan los perroflautas de guardia, la colonizacion de Africa fue el peor negocio que pudieron hacer los europeos, que dilapidaron recursos humanos, economicos y militares en un insaciable agujero negro del que se obtenian contrapartidas minimas. El verdadero negocio lo tenemos ahora, cuando sin tener la menor responsabilidad en los avatares y sufrimientos de esas poblaciones, obtenemos de sus satrapas cualquier concesion, mediante el puro y simple soborno.

(Espero solucionar el problemilla con los acentos en breve).

 

 

 


Comentarios

Añadir un comentario