Jueves, 22 de enero de 2009

Decisiones Graves (II) - Cuatro Jinetes en el horizonte

Mientras se suceden las advertencias de que el Reino Unido puede acabar como Islandia , y el rating de la deuda de Portugal baja hasta A+ y cunde el pánico ante un posible colapso en la deuda exterior americana, en España nos toca solventar nuestra propia papeleta económica, complicada por una situación política aún más compleja. Nuestra apuesta es clara y no ha cambiado desde que este verano la anunciamos por vez primera:Salariazo, Pensionazo, Ladrillazo, … y Autonomitis. Vayamos por partes.
Parto de la base de que España, dígase lo que se diga, ni saldrá ni será expulsada del euro. Salir del euro para automáticamente devaluar la neopeseta nos lleva directos a una situación de corralito y de estallido social.  Así que nuestros salarios, nuestra deuda externa y nuestro medio oficial de extinción de deudas seguirá siendo el euro o al menos eso es lo que se va a intentar a cualquier coste. Y el coste, queridos lectores, va a ser este:

 Para evitar caer en bancarrota, el Reino de España necesita de una buena vez positivizar su balanza de pagos (vender más de lo que compra) y convertirse en país exportador. ¿De qué? De lo que sea, con tal de que las plusvalías, al menos las derivadas del proceso de manufacturación (el que más empleo crea) se queden en  España. Efectivamente, Solbes no ha estado desencaminado, aunque haya sonado a ridículo. La realidad es que hay que reindustrializar el país.

 Y para ello, solo podemos contar con una ventaja competitiva: Salarios bajos. No hay, no tenemos,  otra forma de evitar que las industrias  se vayan a producir a Rumanía o a Portugal. Frente a la competencia China, lo más probable es una subida de aranceles por parte de la U.E., así que nuestra competencia va a estar en el Este.

 Claro que los salarios bajos  no van a bastar. Salarios bajos pueden conseguirse en cualquier parte de Europa del Este (no digamos ya China). Hay que partir de la base de que el suelo industrial tendrá que cederse prácticamente gratis al empresario dispuesto a crear industrias.  Y que tocará bajarse los pantalones desde el punto de vista fiscal en lo relativo a los capitales que vienen del exterior. Pero la base de todo esto es el Salariazo,  única forma posible de honrar nuestra deuda externa a largo plazo. La alternativa es convertirnos en la Islandia del Mediterráneo.

 Y no, no se me lleven las manos a la cabeza: Porque el Salariazo ya lo tenemos encima desde hace años, como dejó claro la OCDE hace días.  La llegada masiva de inmigrantes no ha sido más que una reforma laboral encubierta y sostenida durante casi tres lustros diseñada, entre otras cosas, para forzar la moderación salarial por la vía del dumping. El consenso político respecto a esto ya existe.

 Y “vincular salarios a productividad” es, al fin y al cabo, una forma de encubrir un Salariazo de facto.

El Pensionazo va íntimamente ligado a lo anterior. El sistema piramidal de las pensiones está en quiebra técnica desde hace años, quiebra mal disimulada por la llegada masiva de inmigrantes, los últimos de la pirámide. Dado que la Seguridad Social es un sistema quebrado de facto y del que se está abusando ampliamente  y que además necesitamos unos capitales que no tenemos para reindustrializar el país, se va a utilizar precisamente esa hucha de las pensiones para esa finalidad, vía capitalización bursátil. Es decir: El dinero de las pensiones se invertirá en bolsa al tiempo que se recortan hasta la saciedad todos los subsidios. Empezando muy posiblemente por el PER y las pensiones no-contributivas.

La buena noticia es que los recortes en las nóminas de los trabajadores vía pagos a la Seguridad Social se verán muy reducidos. La mala noticia es que eso no supondrá un aumento neto de salario para los trabajadores, sino un recorte de costes para el empresario.

 El Pensionazo aún no ha empezado. Pero empezará. Ya veremos la posición de los paniaguados sindicales al respecto, aunque el Salariazo llevan aceptándolo sin problemas mucho tiempo.

Respecto al Ladrillazo, estamos viviendo sus primeros estadios. Consiste esencialmente en la desvalorización de los inmuebles, posiblemente en más de un 50%. Ya que los trabajadores van a perder poder adquisitivo, tiene lógica que se recorte en paralelo el principal gasto, que es el de vivienda. Los precios medios de los pisos caerán –están cayendo ya, pero solo es el inicio- en picado.

Tres  problemas:
  1. Todavía las  promotoras van a intentar sacar a la venta los restos de su stock a precios absurdos. Habrá en breve un “falso fondo” en el precio de la vivienda para el que sí habrá crédito bancario. Mucho ojo con esto.
  2. La bajada bestial de precios de inmuebles significa que los pillados con hipotecas están, sino directamente arruinados, sí encadenados a una bola de esas de presidiario durante el resto de su vida laboral. Y es una generación entera la que las va a pasar canutas no solo para pagar su letra, sino simplemente para poder cambiar de vivienda. Lo siento mucho. Esta realidad de una generación entera de españoles encadenados a cuarenta años a inmuebles absurdamente sobrevalorados es una de las que fuerza la inevitabilidad del Pensionazo.
  3. El alquiler se convierte en un problema político, económico y fiscal de primer orden. El alquiler no genera negocio bancario ni apenas ingresos tributarios. La decisión política va a ser tratar de desalentarlo. No me extrañaría nada que se mantuviera la actual LAU y se aparcara su anunciada reforma. Si hay cambios, se tratará esencialmente de desalentar el alquiler, posiblemente por el lado de la demanda de cobijo. 

Hemos llegado al cuarto Jinete: La autonomitis. Importantísimo, porque es el problema autonómico el que en gran medida limita al Reino de España en sus posibilidades de combatir la insuficiencia fiscal por la vía del control del gasto público. Y porque aquí el consenso político es absolutamente imprescindible. Mañana lo vemos. 

 


Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Diego
Fecha: Jueves, 22 de enero de 2009
Hora: 14:10

Enorme como de costumbre. Y muy pisit?filo-creditof?gico ;). Sobre el ladrillazo que nos espera he visto esto en el blog de Noguera:
http://www.albertonoguera.com/2008/03/que-se-quede-el-banco-con-el-piso.html

Un abrazote, tio
Autor: Pisitofilos Creditofagos
Fecha: Viernes, 23 de enero de 2009
Hora: 11:54

Gracias a peque?as antenas como este blog, se realiza la labor difusora sobre la que se nos viene encima. Si la Web 2.0 hubiera existido simplemente cinco o seis a?os antes, nos habr?amos ahorrado gran parte de esta burbuja y se habr?an salvado miles de hipotecaditos.

El ladrillazo es parte esencial de reajuste, hasta niveles que el observador no avezado simplemente es incapaz de ver. ?Que la mitad de la inversi?n crediticia de Espa?a es directamente inmobiliaria! ?Que de la otra mitad, dos terceras partes est? garantizada con inmuebles!

Es incomprensible que no estemos oyendo hablar veinticuatro horas al d?a de inmuebles, de los inmobiliarios y de los cr?ditros inmobiliarios que son directa o indirectamente el ochentaytantos por ciento de la actividad crediticia de nuestros bancos y cajitas.