Lunes, 19 de enero de 2009

Casposismo mesetario: El Pocero pone a Sese?a al borde de la quiebra

Resulta que, para llevar el agua al Residencial Francisco Hernando, el Ayuntamiento de Seseña tuvo que realizar una obra de dos millones de euros. Y hete aquí que el ínclito Pocero, muy cabreado porque las obras no se le adjudicaron a su empresa, se ha negado en redondo a pagar la parte que, como promotor, le corresponde de dichas obras poniendo así al Ayuntamiento de Seseña al borde de la quiebra. Ahí, con un par.
Nos lo cuenta Cotizalia: El consistorio está con el agua al cuello. Esta situación "le está ocasionando unos perjuicios muy importantes a las arcas municipales", ha señalado el alcalde de la localidad, Manuel Fuentes. El Ayuntamiento ha reclamado la deuda de El Pocero por vía ejecutiva. Si es necesario, llegarán a la de apremio o al embargo, pues Seseña tiene una situación de falta de liquidez que le impide afrontar los gastos, por lo que tendrá que pedir un crédito.

Actualmente, de los 5.096 pisos que hay edificados o a punto de terminarse, 2.800 disponen de licencia de primera ocupación, de luz y de agua, gracias a una tubería que el Ayuntamiento ha dispuesto provisionalmente. Sin embargo, otras 2.300 viviendas carecen de licencia, porque esperan a que la obra hidráulica finalice para poder disfrutar de agua corriente.

Sucede además que al menos cuatro entidades financieras se han quedado con 1.900 viviendas del Residencial Francisco Hernando. Según Fuentes, las entidades financieras a las que Hernando ha "compensado" con viviendas, por no poder hacer frente al pago de los créditos que con ellas tenía contraídos, son la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), Caixa Nova, Banco Santander y Caja Duero. Según Onde 2000, "se vendieron a inmobiliarias de entidades financieras a precio de tasación marcado por Tinsa".


En resumen: Colocar unas viviendas en mitad de la nada. Obligar al Ayuntamiento a darle servicios a una nueva ciudad. Y acto seguido decir que no paga la obra porque no se la han adjudicado a él. El pulso que le está echando el Pocero al Ayuntamiento de Seseña para dejar sin liquidez al equipo municipal se encuadra dentro de ese palillerismo mesetario que tanta culpa ha tenido en la formación de la burbuja inmobiliaria española y del que nos hemos hartado de hablar. Caciquismo municipal, corrupción masiva en las Cajas de Ahorros (fíjense que son TRES las pilladas en Pocerolandia) y sobre todo la tradicional chulería de los ladrilleros, que no guarda ni el mínimo pudor.

 Si son capaces ustedes de concebir algo más casposo, les ruego que me lo cuenten. Pero no me digan que esto no es propio de la Escopeta Nacional.  Y la otra parte es de traca: Municipios incapaces de hacer frente a los gastos de sus nuevas expansiones. Ya hablamos de ello a propósito de Madrid. Pero, realmente, jamás llegué a pensar que nos fuéramos a encontrar en una situación de puro y simple chantaje como la que ocurre en Seseña. Un promotor se pone gamba con un alcaldillo por no adjudicarle obras... y opta por ahogar económicamente al Municipio.

Que vergüenza. Pero que vergüenza más total.



 


Comentarios

Añadir un comentario