S?bado, 03 de enero de 2009

Israel: Mas que un Estado, un Hecho.

Al grito de ¡¡antisemitismo, antisemitismo!! se despacha cualquier crítica al Estado de Israel y sus últimas actuaciones en Gaza en todos los blogs de la  Blogosfera AntiZP. ¿En todos? No. Al menos en Contra los Gigantes mantenemos una condena moral explícita al comportamiento israelí en Gaza. Y no estamos solos. Al menos otro blogger del agregador, Kike de Érase una vez un progre... comparte lo esencial de nuestros puntos de vista y da un paso más negando directamente el derecho a existir del Estado de Israel. No comparto, me temo, sus puntos de vista sobre esto en concreto. Veamos porqué.
Nos plantea Kike lo siguiente:

Sugiero a quien lea este artículo que se olvide de sus prejuicios hacia unos u otros y repase brevemente lo sucedido en la región más conflictiva de la tierra. Tras la Primera Guerra Mundial, se estableció un protectorado británico en la región palestina, aprobado por la Liga de Naciones. Más tarde, en 1947, la ONU aprobó la creación del Estado de Israel en la mitad de Palestina, dejando la otra mitad para los árabes. Allí vivía gente, pero nadie les preguntó qué les parecía todo aquello. Simplemente se creó artificialmente un Estado en esa zona, donde hace más de dos mil años (repito, ¡más de dos mil años!) existía la llamada Tierra de Israel, que comprendía los antiguos reinos de Judá e Israel, y que en la actualidad abarcaría además algo de territorio sirio, egipcio y jordano (de ahí viene los continuos afanes expansionistas judíos). Este "fabuloso" argumento es el que convenció ni más ni menos que a la ONU y dio lugar a la creación del Estado de Israel, permitiendo dar un vuelco al curso de la Historia por la fuerza. Sinceramente, si nos ponemos a hacer política a nivel mundial prestando atención a mapas de hace miles de años, asistiremos a la Tercera Guerra Mundial mucho antes de lo que yo pensaba.

 La creación del Estado de Israel es, simple y sencillamente, ilegítima. Israel no debería haber nacido nunca. El hecho de que desarraigados de todas las partes del mundo converjan en una región mediante un esfuerzo coordinado y destinado a apoderarse de ella es no solo absolutamente ilegítimo, sino símbolo constante de la amenaza concreta que supone para Europa la inmigración islámica.

Digámoslo ya: No puede defenderse de forma coherente al mismo tiempo que la inmigración masiva islámica supone un peligro concreto de pérdida de identidad y paulatina conquista ilegítima... y que la formación del Estado de Israel no es, precisamente, un ejemplo de lo mismo. Si la creación del Estado de Israel se justifica en que hace 2000 años los hebreos tenían un Reino en Jerusalén, no nos olvidemos que en el 711,  hace 1298 años, se instaló en la Península Ibérica una administración ocupante dependiente de Damasco. ¿Es capaz Noticias de Eurabia de explicarme la diferencia?  ¿Es capaz de hacerlo Nueva Europa? ¿Qué dirá Este país se va a la mierda cuando un descendiente de Abu Yahya pretenda plantar su bandera en Mallorca? ¡Que nos explique Patricia Lorente la diferencia y que postee al respecto Carlos Juan Gómez Martín, a ser posible separando bien los párrafos!

 Me parece importante la respuesta, porque podemos tener planteado en España (y en Europa en general), en menos de una generación, exactamente el mismo problema que se les planteó a los palestinos cuando unos extranjeros llegados, repito, de los cuatro puntos cardenales decidieron que el Estado eran ellos y lograron imponerse por la doble vía fáctica de los hechos consumados y el reconocimiento de la ONU. Esencialmente lo mismo que ha ocurrido en Kosovo y en Bosnia, anteayer como quien dice, en el mismísimo territorio europeo. O la mismísima partición de Georgia, aunque este último fenómeno no esté tan ligado a un problema de migración/colonización/imposición como el perpetrado en los Balcanes o en Palestina.

Y sin embargo, Israel nació. Y lo mismo que los casos que he nombrado antes, parece que ha venido para quedarse. Muchos eventos que marcan la Historia tienen su origen en actos que basan su legitimidad única y exclusivamente en la fuerza de las armas, pero no por ello dejan de suceder y de tener consecuencias. El Estado de Israel es un Hecho creado y sostenido continuadamente por la fuerza.

Y como Hecho, la existencia del Estado de Israel trae aparejadas consecuencias. Y aquí es donde creo que Kike patina: La primera consecuencia del Hecho del nacimiento de Israel es que, desde el momento en que nace, adquiere el derecho a existir.... mientras pueda sostener su existencia, de forma exactamente igual que cualquier otra soberanía de las que en el mundo son y han sido. El derecho a continuar existiendo  de cualquier soberanía sobre un territorio  empieza y acaba con la fuerza. Israel se ha constituido por la fuerza como soberanía y su derecho a existir desaparecerá únicamente cuando desaparezca su fuerza.

 Otra consecuencia de la existencia de Israel es que el diálogo con cualquiera que se niegue a reconocer que Israel existe es pura y simplemente imposible. Quien es incapaz de apreciar o de asumir la realidad, no es interlocutor válido en negociación alguna y es, muy posiblemente, un loco. Este es el caso no solo de Hamás, sino de gran parte de los propios palestinos y del mundo árabe en general. Aun hoy, las agencias de prensa de muchos regímenes musulmanes continúan refiriéndose a Israel como "la Entidad Sionista" o el ente llamado "Israel". Es más fácil ignorar la realidad que cambiarla.

Una tercera consecuencia del Hecho de la existencia de Israel como Estado es su deber de mantener la tranquilidad en su territorio. Quiero insistir en este punto: No es solo que Israel tenga derecho a defenderse: Es que tiene el deber de hacerlo porque la defensa es una función básica de los Estados.

La tercera consecuencia es de índole moral e implica que un Estado, en tanto que máxima autoridad terrenal, tiene que mantener en su conducta una serie de reglas de comportamiento mínimas. El Estado es la máxima estructura de poder humana y ese poder conlleva aparejada la inmensa responsabilidad de un ejercicio responsable del mismo. Con estas palabras lo expresan en IBL News:

El Estado de Israel no es una organización de combatientes fuera del poder. No, de ninguna manera. Es ni más ni menos que un Estado, importado, cierto, pero al fin y al cabo un Estado. En consecuencia, no se puede comportar como una organización de combate de un partido o grupo político. Tiene responsabilidades ante su pueblo (sus representados), las minorías incluidas en su territorio, sus vecinos, los pobladores del Cercano Oriente y la Humanidad. Sin embargo, parece ser que sus jefes, sus hegemones, se consideran caudillos o cabecillas de una banda armada que nadie eligió y que sólo puede ¿responder? ante los integrantes de su secta. Así no se puede gobernar correctamente, porque ese comportamiento corresponde a una figura fuera de la esfera estatal. Por este tipo de política terrorista de Estado, Israel es calificado por la mayor parte de los analistas políticos como un Estado terrorista, criminal y fuera del derecho de gentes. No se puede defender, si se piensa mínimamente, a pie juntillas lo que hace el Estado sionista.

Y esto no solo es cierto, sino que además me parece absolutamente innegable, salvo desde el sectarismo más montaraz. La justificación de lo que está haciendo Israel en Gaza (recordemos: 400 muertos palestinos en represalia por dos israelíes) es absolutamente inhumana, porque parte necesariamente de la base de que la vida de los palestinos vale infinitamente menos que la de los israelíes.

 Los juristas consideramos el "Ojo por ojo, diente por diente" fue el primer gran avance jurídico de la Humanidad no solo por ser el primer texto legislativo escrito, sino por establecer ni más ni menos que la proporcionalidad de las penas. Cruel como es, el Código de Hammurabi cambia la venganza personal o tribal por la Justicia proporcional institucionalizada. Y abandonando cualquier atisbo de proporcionalidad, Israel ha situado su actuación en el terreno del barbarismo de las primeras edades.

Al comportarse de esta forma, Israel está renunciando a deberes morales imperativos para cualquier Estado, en favor de la vía del Hecho. El problema es, como hemos dicho antes, que los Hechos tienen consecuencias. Una de las consecuencias de que Israel elija métodos criminales para acabar con los criminales es, evidentemente, la impopularidad por la que tanto lloran y rechinan los dientes sus defensores.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Ignacio de la Galaxia
Fecha: S?bado, 03 de enero de 2009
Hora: 12:22

Es un estado. simplemente: llevarlo a condicionantes de persona puede llevar a error: considerarlo de otra manera, tambi?n. No es en t?rminos de moral donde se libra la batalla, ni de justicia; ?buscamos justificaci?n a un u otro acto de violencia, o buscamos defensas y con ello traspolamos a estados la realidad inmediata?

En t?rminos personales tengo la certeza de que el pellizco cotidiano de los sarracenos har? saltar al final a la cultura (que es la cat?lica) y en ese momento la habremos liado: pero entrar a hacer traspolaciones estado/religi?n; amigo/ enemigo bien/mal me parece que es alimentar a la bestia: la confusi?n y el error; la negaci?n de la cultura en manos de una temporalidad y un momento que s?lo aporta confusi?n.
Autor: KikeEraseunavezunprogre
Fecha: S?bado, 03 de enero de 2009
Hora: 12:52

Buen art?culo en tu l?nea (y no lo digo porque me cites, jaja). No acabo de comprender en qu? es en lo que diferimos. A lo mejor me expliqu? mal respecto del no derecho a existir del Estado de Israel. Con ello no quiero decir que Hamas deba volarlo por los aires, ni mucho menos. Simplemente, de una manera ordenada y pac?fia podr?an abandonar ese territorio. Obviamente, no soy tan iluso y s? que eso no va a ocurrir. Por tanto, estoy totalmente de acuerdo en que Israel tiene derecho a defender a su poblaci?n, pero que a la vez debe buscarse una soluci?n a este conflicto en la que los civiles sean los que menos sufran y deje de haber, por ejemplo, m?s de un mill?n de palestinos confinados en unos 250 km2 (me refiero a la franja de Gaza). Pero no por ello, como comprender? todo el mundo, voy a dejar de manifestar mi opini?n respecto de las dudosas razones que llevaron a la creaci?n del Estado de Israel.

Saludos!
Autor: Fray_Fanatic
Fecha: S?bado, 03 de enero de 2009
Hora: 13:30

Ignacio: La batalla se libra en t?rminos de fuerza y de hechos, y de los deberes morales que van aparejados a la posesi?n de la fuerza. Lo que no es posible es que se nos intente hacer comulgar con ruedas de molino: La existencia de Israel no es algo que se sostenga en la historia, en la religi?n o en la democracia, sino algo que se sostiene en la pura y simple fuerza.
Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 07 de enero de 2009
Hora: 3:24

Me temo que no vas a conseguir nada. De hecho la ?nica idea-fuerza de los Elentirs que pululan por el mundo es la defensa a ultranza de Israel y los EE.UU. Todas las dem?s ideas las van mudando seg?n marque Losantos o el ide?logo de turno, pero ?sa no (ES INAMOVIBLE).
Autor: just living my life.
Fecha: Viernes, 09 de enero de 2009
Hora: 3:42

Israel se ha constituido por la fuerza como soberan?a y su derecho a existir desaparecer? ?nicamente cuando desaparezca su fuerza.
- Cuando se acabe la fuerza no. Desaparecer? con la fuerza como le paso a la Alemania nazi.
-Cada dia nacen mas arabes que judios y con mas odio. A ver cuanto tiempo puede aguantar Israel con su pol?tica.