Jueves, 01 de enero de 2009

Los Latin King de Gaza y el odio a los jud?os

Hamás, esa organización terrorista totalitaria que el pueblo palestino ha creado para dirigir una guerra total tan amplia como sea posible contra Israel, ha lanzado cientos de cohetes contra territorio israelí, con el balance de 2 muertos y 51 heridos. En respuesta, Israel ha decidido bombardear masivamente uno de los territorios con mayor densidad de población de la tierra.  En mi opinión, se trata de una acción ilegítima e inmoral por parte de los israelíes. Veamos porqué y de paso recopilemos argumentos e intervenciones aparecidas en otros lugares.
Para empezar, es falso que la prensa española haya silenciado los ataques de Hamás a Israel. No los ha ocultado en absoluto. Nos lo dice Josepp en los comentarios de la entrada de Elentir, quien ha optado por alinearse en favor de la actuación de Israel:

PÚBLICO:”La Yihad Islámica dispara sus primeros cohetes una hora después del fin oficial de la tregua en Gaza. La organización islámica lanza tres cohetes Al Kassam contra un kibutz desde Gazasin”
EL MUNDO: Un cohete palestino mató a una israelí.

LA RAZÓN: Primer ataque tras el fin de la tregua: la Yihad Islámica lanza tres cohetes contra Israel.

EL PAÍS:los milicianos de Hamás han llamado a ataques suicidas en territorio israelí.

 

Sin embargo, estos medios han centrado casi toda su información en la respuesta israelí y no en estos ataques de Hamás. Es natural que así sea, y no fruto de ningún complot paranoico de los medios de comunicación basado en el odio a los judíos, como ha sostenido Elentir. Las acciones del ejército israelí tienen más atención mediática porque Israel ha optado por una estrategia de guerra total. Guerra total que lleva a cabo con todos los medios de un Estado moderno y que, por lo tanto, genera infinitamente más muertos y pérdidas materiales que lo que pueda aspirar a generar, hoy por hoy, Hamás.

Por lo tanto, por una mera cvuestión de volumen, la lógica en la cobertura mediática muy superior que reciben las acciones israelíes es aplastante y no fruto de complot antijudío alguno.Otra cosa es que la valoración moral que se hace de esa "respuesta israelí" (y que es una valoración basada, lo sepan los periodistas o no, en conceptos cristianos muy arraigados en nuestra cultura) es sumamente negativa y no coincide con lo que les gustaría oír a los acérrimos partidarios de Israel.

Atentos sino a la falacia que nos plantea el GEES en Libertad Digital: Para ser proporcional, Israel debería rechazar el derecho a existir de toda la franja de Gaza y borrar a los palestinos de la faz de la tierra. Eso es exactamente lo que quiere hacer con Israel no sólo Hamas, sino su aliado Irán, que se está construyendo un armamento nuclear al efecto.

La falacia estriba en que -ya lo he explicado en el blog de Elentir- las respuestas deben ser proporcionales a cada agresión sufrida, no proporcionales a hipotéticas amenazas: Que 250 millones de árabes deseen echar a los israelíes al mar no quiere decir que ese propósito esté ni remotamente cerca de poder ser cumplido y no debería servir como vara de medir la proporcionalidad de la respuesta que, insisto, debe estar dimensionada al alcance de la agresión y el daño efectivamente sufrido y no a algo como el “nivel de amenaza hipotético”.

El proporcionar las respuestas al “nivel de amenaza” es una tesis inmoral que lleva, por ejemplo, a que un joven negro desarmado en un barrio conflictivo se rinda a la Policía de Nueva York y se encuentre con cincuenta balazos a quemarropa al intentar sacar la cartera para identificarse.Los policías, que fueron absueltos, alegaron que "creían enfrentarse a un peligro inminente". Este atropello es la versión neoyorquina de la tesis del "nivel de amenaza" que nos propone el GEES.

Y eso dejando de lado la desproporcionalidad evidente de castigar unas salvas de cohetes de efectividad casi nula con todos los medios de guerra de un Estado moderno.

Esa efectividad casi nula nos lleva a otro argumento que tampoco podemos ignorar: ¿Cual es el daño efectivo causado por los cientos de cohetes disparados por Hamás contra territorio israelí? Dos muertos y cincuenta y un heridos. Ese es el nivel de amenaza real que sufre Israel. Trescientos cohetes para causar dos muertes.

Por supuesto, lanzar cientos de cohetes implica  un nivel de operatividad elevado. Pero un ratio de 150 cohetes por muerto nos da el verdadero alcance de la "guerra total" que son capaces de realizar los palestinos: Israel ha logrado situar a Hamás en una posición mas cercana a un fenómeno "Latin King" que a una verdadera guerrilla que requiera emplear contra ella tácticas de guerra total. Los palestinos están (lo asuman o no) vencidos desde hace lustros. Ya no tienen capacidad para causar daño real a Israel y esta "ofensiva" de Hamás lo demuestra por sí sola.

La tesis moral que quiero defender aquí es que Israel debe actuar proporcionadamente a esa realidad de las cosas y no alegar amenazas futuribles, inconcretas e imaginarias para ignorar flagrantemente todo derecho de gentes. 

Y no, lo siento pero a mí no me vais a cerrar la boca con el espantajo del odio a los judíos. Los israelíes son abrumadoramente más poderosos que los Palestinos. Y ese poder militar tan abrumador  lleva aparejado una carga de responsabilidad lo suficientemente grave como para que, antes de acusar a nadie de odiar a los judíos toque escuchar las explicaciones israelíes: ¿Es proporcionado y moral que Israel utilice un método tan agresivo como el bombardeo aéreo de toda clase de objetivos e infraestructuras para responder a una organización que lanza 300 cohetes y solo consigue causar 2 muertes? ¿Envía el Gobierno de España a la Legión a desarticular a los Latin Kings?

¿Tendrá alguien, aparte de Elentir, la caradura necesaria para venir a decirme que poner en tela de juicio la moralidad de bombardear a unos Latin King que disparan 150 cohetes por cada víctima mortal que causan es indicativo de “odio a los judíos"?

 


Comentarios

Añadir un comentario