Mi?rcoles, 26 de noviembre de 2008

Vuelven a enga?ar a Rajoy: Si no quiere Lukoil, tendr? Total

Rajoy y Felipe González se han salido con la suya. Lukoil no entrará en el capital de Repsol. La primera petrolera española no tendrá acceso a las reservas de crudo de la Federación Rusa y España tendrá que resignarse una vez más, ahora en el plano energético, al papel de potencia segundona en Europa: Nuestro suministro dependerá de ahora en adelante de la buena voluntad del inquilino del Elíseo, a quien Zapatero va a pagar muy cara la silla que le presto en la Cumbre de Washington. Y todo esto, con el aplauso del Jefe de la Oposición al que han engañado miserablemente una vez más. Tonto y mil veces tonto.

 Porque nadie puede dudar que esa participación de control que ostenta Sacyr-Vallehermoso y de la que ya hablamos aqui, ha de ser vendida. Es eso o asumir la quiebra de Sacyr y obligar al Santander a provisionar casi 3000 millones de euritos (medio billoncejo de las antiguas pesetas) en pérdidas, aparte de dejar al Banco de Santander, empeñado en deshacerse de todas sus participaciones industriales, con el control de Repsol. Nadie se fía de Botín lo suficiente como para dejarle a solas con semejante ídem en sus manos.

 Y tras la tormenta buscada y desatada a propósito de la compra de Lukoil, nadie podrá quejarse cuando se destape la operacion Total., que es la que el Gobierno ha buscado desde el principio.  Objetivamente, la opción de Lukoil, interesada en comprar no solo las acciones de Sacyr, sino el paquete de La Caixa, en pagarlo además a casi el doble de su cotización actual y renunciaba además a ejercer más  de un 10% del poder frente al 30 que le hubiera correspondido en el seno de la empresa... era  excelente para Repsol y para España. Reforzaba nuestra independencia energética. Nos alejaba de la órbita aventurera de los Estados Unidos. Y le daba a Madrid una voz propia en Europa diferente de la subordinación a Francia de estos últimos cinco años, para posicionarnos bien cerca de Berlín y sus privilegiadas relaciones con Rusia que tanto le convienen a Europa en su conjunto. Como si una Repsol española asegurase el suministro petrolífero y gasístico de España, que está en manos -como el del resto de Europa- de quien tiene petróleo en su territorio. 

 De los ahorradores españoles que tienen sus ahorros en Repsol, no se acuerda nadie. Esos, que se hubieran beneficiado de la segura subida en el precio de sus acciones si Lukoil compraba a 20 lo que se paga en el parqué a 13, que se chinchen. Ni el PSOE ni la prensa adicta al PP  a la que han engañado totalmente en la jugada, con Libertad Digital a la cabeza, van a pensar en ellos.

 Y esto sin entrar en el escándalo de Sacyr y su entrada en Repsol, auspiciada y financiada desde Moncloa para favorecer al amiguete de ZP Luis Rivero con el Instituto de Crédito Oficial por medio. Encima de cornudo, Mariano, van y te apalean.

Comentarios

Añadir un comentario