Viernes, 14 de noviembre de 2008

Plan Logistico Intercontinental para Madrid - Un camelo para los que viven en la higuera

El mismo día en que el sectario Elentir ha vuelto a sacar su espada llameante, en este caso contra un blogger de UPyD, otra noticia capta mi interés: El Plan Logístico Intercontinental promovido por la  Comunidad de Madrid que consiste, esencialmente, en que una gran masa de empresarios americanos y europeos, a los que es de suponer que se sumará algún japonés despistado, van a utilizar pantagruélicas extensiones de terreno en la Comunidad de Madrid para almacenar no sé sabe bien qué mercancías para su posterior distribución intercontinental.  ¿Nos lo creemos? Personalmente, ni de broma.  Y os prevengo desde ya.

Es absurda la idea de que Madrid va a convertirse en lugar de distribución de un inmenso tráfico intercontinental.  Esencialmente, porque todo este tráfico de mercancías ha de acabar haciéndose por avión ante la ausencia de puerto de mar en Madrid. Y sin embargo nadie proyecta, ni por lo más remoto, la construcción de un aeropuerto de tráfico de mercancías. Primer indicio de camelo.

Segundo indicio de camelo:  ¿Dónde están los transportistas intercontinentales presionando para posar transitoriamente sus mercancías en Madrid  mientras hacen no se sabe muy bien qué?.

En tercer lugar, si de terreno se trata, mucho más barato y abundante que en Madrid se puede encontrar, por ejemplo, en Guadalajara, Cuenca o Albacete. Con espacios aéreos infinitamente más despejados. Como el objeto de la operación es, supuestamente, el tránsito intercontinental de mercancías, nada debe importar que ese tránsito se produzca 200 kilómetros más al sur. ¿Porqué ha de ser en Madrid?

Porque estamos ante un camelo. Un camelo que tiene por objeto que, con financiación de la Caja de Ahorros de Madrid, que entra en el asunto por razones políticas y personales sin nada que ver con lo financiero, unos cuantos listos que necesitan desesperadamente dar el pase a unos terrenitos puedan vender los carísimos  a los pardillos que se crean el inmenso camelo  del proyecto logístico intercontinental. Entre estos pardillos se encontrarán innumerables sociedades de capital público para hacer creíble lo increíble.

Lo alucinante es que haya pobres gentes que se crean estas cosas. Pasó igual con el maravilloso provecto de derribar la estación de Chamartín y crear un barrio de "alto standing". ¿Cuánta pobre gente no habrá pagado -y palmado- auténticas fortunas pensando en las revalorizaciones futuras que traería la "Operación Chamartín"?

Pues aún vereis a pardillos pringando en esto. Seguro.

 

 


Comentarios

Añadir un comentario