Martes, 28 de octubre de 2008

L?gica denegaci?n

El Juez Bermúdez, con el apoyo del criterio de la Fiscalía, ha denegado a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M el acceso a uno de los documentos del sumario: El supuesto certificado de matrimonio del misterioso Jamal Ahmidan (a) El Chino, supuesto jefe del operativo terrorista del 11-M, presuntamente casado con la testigo protegido R-22 y a quien vemos en la fotografía que acompaña a estas líneas. Lógica denegación, se ponga como se ponga Luis del Pino. Veamos porqué:

Copio y pego de Libertad Digital:

El abogado de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M (AAV11M) solicitó al tribunal el pasado día 16 de septiembre que se le proporcionara una copia del documento. En su escrito, la AAV11M decía al tribunal "que necesitándolo para otras actuaciones, intereso se entregue a esta parte copia del certificado de matrimonio entre Jamal Ahmidan y la Testigo Protegido R-22 con dos fotografías de ambos, expedido por el Centro Cultural Islámico y que (según consta en los folios 92043 y 92173 del Tomo 236), consta entre los diversos efectos entregados a esta Sala por la UCIE."

Casi un mes después, la sala presidida por el juez Gómez-Bermúdez ha decidido, después de recibir informe de la Fiscalía, denegar dicha petición.

En un escueto auto fechado el pasado 15 de octubre, el tribunal se limita a contestar a la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M que "visto el anterior informe del Ministerio Fiscal emitido en relación con el escrito de la ASOCIACION DE AYUDA A LAS VICTIMAS DEL 11-M, únase a los autos de su razón y no ha lugar a hacer entrega de copia del certificado de matrimonio entre Jamal Ahmidan y la testigo protegido nº R-22, conforme se solicita, al no indicar el motivo de tal petición."


Vaya por delante la petición, tal como se explica en el enlace del primer párrafo, viene motivada por unos antecedentes cuanto menos sospechosos en lo referido a la figura de Jamal Ahmidan. No se sabe con certeza ni si quiera si estaba realmente casado con la testigo R-22, puesto que en el Registro Civil no saben nada (raro, raro...) y toda la prueba de su supuesto matromonio se basa en un certificado expedido por el Centro Cultural Islámico de Madrid (la Mezquita de la M-30, para entendernos) que apareció en el registro de su casa. Al Centro Cultural Islámico nadie le ha pedido que atestigüe o certifique la autenticidad de ese documento que es, cuanto menos, extraño.

Y sin embargo, el Juez Bermudez ha hecho muy bien, desde el punto de vista procesal, en denegar su entrega a la Asociación que lo ha solicitado. Porque esta Asociación no ha especificado para qué diantres quería dicho documento. Las pruebas que forman parte de un sumario penal están para servir al avance de dicho proceso y las investigaciones que por él se siguen. No para que las partes personadas hagan con ellos mangas y capirotes. Máxime cuando estamos hablando de la identidad de un testigo protegido. 

Así que, sintiéndolo mucho, bien por el Juez Bermúdez. Ahora, a la Asociación de Víctimas del 11-M le toca replantear su asunto  y averiguar la autenticidad o no de ese certificado de matrimonio de las formas lógicas y normales:

1) Preguntando o solicitando una copia del mismo en el Centro Cultural Islámico.

2) Planteando querella criminal por falsedad en documento. Me surge la duda de si un certificado de matrimonio expedido por una confesión religiosa es un documento público o privado, pero la falsedad está ahí y es delictiva en ambos casos. Pedir ese documento en el marco de un proceso penal para averiguar su presunta falsedad tiene una lógica jurídica aplastante o, en todo caso, muy superior que el pedirlo sin declarar para qué se necesita, petición que no me cabe más que interpretar como un patinazo de la representación letrada de la AAV11M.


Comentarios

Añadir un comentario