Lunes, 20 de octubre de 2008

Los inmigrantes quieren licencias

A veces surgen causas relacionadas con la inmigración que son de tan puro sentido común que no puedo sino sorprenderme a mí mismo apoyándolas. Me ha ocurrido con la pretensión de los vendedores del Top-Manta de obtener licencias de venta ambulante y sacar del Código Penal la venta de DVD´s y CD´s piratas. Pura y simplemente, tienen toda la razón.
De entrada, vaya por delante que los promotores de esta reivindicación son inmigrantes ilegales. Es decir, unos señores que, en mi opinión, carecen de ningún tipo de derecho para exigir nada. Y que además están montando una asociación que puede ser considerada como ilícita por cualquier tribunal. Pero obviando el hecho evidente de que estos señores donde deben estar es de vuelta a sus países de origen, la reivindicación que están planteando es de sentido común: No es propio de un país civilizado que a un señor le caigan ocho meses de prisión (¡ocho meses!) por estar vendiendo en la calle 50 DVD´s (último párrafo del enlace) o los cuarenta y cuatro días que tuvo que pasar en compañía del equivalente portugués del violador del ascensor un empresario luso por poseer (¡meramente poseer!) uno.

No hay ninguna razón por la que se deba eximir a los propietarios de contenidos audiovisuales de defender sus derechos en la misma vía jurisdiccional civil que el resto de los españoles emplean para dirimir sus problemas de contenido económico privado. No hay ninguna razón por la que las FSE deban convertirse en guardianes de la exclusividad de unos derechos absolutamente desproporcionados e irrealizables como los denominados "derechos de autor".  No hay ninguna razón lógica por la que un Ayuntamiento deba negarse a dar licencias de venta ambulante a quien las pida cumpliendo requisitos legales... y allá que se apañe el vendedor y quienes sientan vulnerados sus "derechos" en los Juzgados de lo Civil.

Al margen de todo esto, naturalmente, los inmigrantes ilegales no deben tener el menor derecho a manifestarse. Si el otro día salieron a la calle más de un millar para reivindicar esto, estamos hablando de un millar de señores que debieron haber sido detenidos y deportados. Y de una clara dejación de funciones por parte de la Delegación del Gobierno.

Comentarios

Añadir un comentario