S?bado, 18 de octubre de 2008

Sin ninguna verg?enza: Modificar una m?quina infringe la propiedad industrial de su manufacturador

Ya hablamos a propósito del caso DiscoAzul sobre la absurda extensión de los pretendidos "derechos" sobre inmateriales tales como la denominada propiedad intelectual. Hoy nos enteramos vía Elotrolado de una nueva vuelta de tuerca en este sentido, auspiciada por los Letrados de Microsoft, quienes pretenden que modificar una máquina diseñada por Microsoft atenta contra la propiedad industrial de la multinacional y además es una acción de competencia desleal. Con un par.

Lo próximo, sin duda, va a ser el tunning. Si Microsoft tiene la osadía de pretender que quienes quienes modifican unas máquinas que -no lo olvidemos- son propiedad única y exclusiva de los usuarios que solicitan dichas modificaciones, ya veremos lo que tardan Volkswagen, SEAT o Ford en meter mano a los talleres que implementan los sueños húmedos de los kinkis de nuestros suburbios.

No entra en cabeza humana que el vendedor de una máquina se crea amparado por "derechos de propiedad industrial" para impedir modificaciones a la misma. No hay lógica jurídica que ampare una limitación semejante al derecho de propiedad. No hay propiedad industrial alguna que ampare las extravagantes pretensiones de Microsoft en este sentido.

La propiedad industrial de Microsoft protege su derecho a que nadie copie el diseño único de sus máquinas. Pero no le confiere capacidad alguna para impedir que los dueños de las mismas las modifiquen a su antojo. Dejémoslo claro ya.

Comentarios

Añadir un comentario