Viernes, 17 de octubre de 2008

Algo huele a podrido en el Palacio Episcopal

El sacerdote canario Fernando Báez, a quien vemos en esta imagen consagrando un mendrugo de pan, ha concedido una entrevista en la que ha declarado que no le cabe la menor duda de que el líder independentista canario Antonio Cubillo es el Mesías y le ha comparado con Cristo. La entrevista completa, que no tiene desperdicio, la teneis aqui y fue publicada en el diario canario El Día.


Con esta acción, se ha sumado por sí mismo al club de curas amigos de hacer el indio, que ya cuenta en sus filas con otro cura canario (el que hizo ondear la bandera maricona en el mástil parroquial) y con el mismísimo Obispo de Tenerife.

Algo tienen las diócesis costeras (Báez pertenece a la diócesis de Gran Canaria, cuyo nombre episcopal ignoro) para atraer a este tipo de eclesiásticos tan sui generis. Será el ansia de libertad tradicionalmente asociada a los puertos y al mar. Si en Barcelona tenemos al cura que pagaba abortos y a ese otro que aconsejaba no marcar la casilla de la Iglesia Católica en la declaración de la Renta y en Bilbao al incalificable Uriarte, si en Tenerife tenemos a esa joya de Obispo que es capaz de oponerse a que los militares saquen a pasear una imagen después de que los mismos hayan armado una protesta tan sonora como no se recordaba contra el Ministerio de Defensa precisamente para que se les permitiera escoltarla... si en la muy marinera Galicia hay otros que organizan eucaristías en mitad del campo y consagran en cestos  cientos de mendrugos de pan y en Vallecas, capital mundial de la entrañable Batalla Naval sufrimos a los payasos de San Carlos Borromeo, este curilla independentista y loco de Gran Canaria casi ni es noticia.

 A mí me parece de pura lógica pedir explicaciones a los supuestos superiores de estos curas cuando se dan situaciones de escándalo como estas. Y puedo entender incluso que no se den, siempre que el cura en cuestión haga una pública rectificación y se enmiende. Pero es que no sucede ninguna de las dos cosas. Nunca. La Iglesia se ha convertido en la primera institución religiosa de la historia que permite a sus sacerdotes hacer lo que les venga en gana (no cuento a los protestantes porque rechazan la distinción entre clérigos y laicos) con sus doctrinas y su comportamiento público. Y, como (mal) católico, pues que quieren que les diga: Es una decepción tras otra.



Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Asi esta Murcia
Fecha: Viernes, 17 de octubre de 2008
Hora: 11:37

El problema es que esta gente es la que de verdad hace da?o al catolicismo [url]http://asiestamurcia.blogspot.com[/url]