S?bado, 11 de octubre de 2008

La chuler?a de Chicote la pagamos todos

"Nadie espere que el precio de la vivienda baje un 30 o un 40% porque, antes de eso, se lo regalo al banco". Inconmensurable y nueva definición de lo que significa ser un auténtico hijo de puta, acuñada por el presidente de la patronal de los promotores inmobiliarios. Que siguen empecinados en echarle un pulso a las matemáticas, a los bancos, a la sociedad española en su conjunto y al sentido común más elemental. Y no se recatan en demostrarlo.


¿Se acuerdan del 30 de junio del 2007?. Astroc ya estaba en los infiernos. La crisis subprime estaba ya anunciada, le faltaban días para ser oficializada. Todos sabíamos que la burbuja-pirámide inmobiliaria estaba pinchando-derrumbándose. Hacía ya tres trimestres que las inmobiliarias fuertes habían desembarcado masivamente en el sector energético. Ya no había expectativas inmobiliarias. Sin embargo, teníamos pendientes unas elecciones (¿cuándo no?) y la política de comunicación oficial optó por el "vivimos en el mejor de los mundos posibles". Es decir, el engaño masivo a la ciudadanía.

Con unos métodos y agravantes que ya habíamos comentado aquí y que nos explica, mucho mejor de lo que lo podría hacer yo, el gran Pisitófilos Creditófagos en los comentarios de una importante noticia de Cotizalia que dará que hablar más adelante.


El 30/6/2008, el saldo vivo hipotecario de hogares y promotores era el siguiente:

1) Hogares . . . 666 mil millones de euros

2) Promotores . . . 313 mil millones de euros.

Pero, lo más divertido son las tasas de incremento interanual que había en dicha fecha:

1) Hogares . . . 7,7%

2) Promotores . . . 11,1%.

Es decir, desde 30/6/2007 hasta 30/6/2008, con el crash inmobiliario ya definidísimo, los promotores se endeudan suplementariamente en, ¡atención!...

¡¡¡ 30.000 mil millones de euros !!!.
La cifra tiene gracia porque coincide con la de nuestro Fondo "Paulson" Cañí.

Los hogares incrementan su saldo porque entran a vivir en los pisos comprados sobre plano y firman las escrituras. Se supone, pues, que todo lo que se incrementa dicho saldo va al bolsillo de los promotores. ¡Y, además, éstos, todavía se llevan 30.000 millones más para, ¡atención!, dar...

¡PASES DE SUELO!.

- Los suelos ya no los quiere nadie porque no hay expectativas.

- Nos inventamos un comprador que se presente en la Caja de Ahorros con un proyecto "ilusionante" ("esta zona para arriba").

- Obtenemos el crédito.

- No hacemos la promoción, evidentemente.

- Llegado el primer vencimiento, vamos con cara de pena a la Caja de Ahorros, nos metemos con "Madrid" y tanteamos la posibilidad de la liquidación del préstamo mediante la dación en pago de es "magnífico" suelo.

La Caja, entre a espada y la pared, primero, opta por la permuta y, después, por hacerla con la valoración primigenia del suelo, porque, dentro de lo malo, no es lo peor tener que provisionar (cuando el Banco España lo diga) un suelo sobrevalorado que, ya mismo, llevar a Pérdidas la diferencia con el valor real.

- La operativa se remata haciendo que el comprador obtenga la devolución del IVA soportado en la adquisición del suelo; IVA que el vendedor debería haber ingresado, pero, curiosamente, tenía por allí un montón de otras cuotas de IVA que compensar en sus aprovisionamientos, entre los que no quiero pensar que hay facturas falsas o falseadas de PYMEs de la construcción que tributan en el régimen forfetario de módulos.

Yo, lo le pregunto a quienes lean esto y no sean promotores sinvergüenzas, es si su apego a su mierda de pisito es tanto que hay que mirar para otra parte ante esta situación (y, además, no ver que todo esto de donde verdad sale es del bolsillo de nuestros hijos).



¿Tiene razón Pisitófilos? ¿Han participado las Cajas de Ahorro -60% de nuestro sistema financiero, controlado por politicastros- en esta operación? A quien tenga dudas, le quiero repetir las palabras de Chicote quien es capaz de afirmar que: "Antes de rebajar el 30% en los pisitos, se los da al banco".

Hay que entender adecuadamente esta frase. Esta boutade va dirigida a la banca, no a los demandantes de vivienda. Y su traducción más ajustada es esta:  "Antes de rebajar, utilizo los pisitos sobrevalorados para hacer que las Cajas se los traguen como dación en pago de lo que debo". Un puro y simple robo social. Que nos va a tocar pagar a todos.

¿Y las plusvalías? En billetes de 500 y al abrigo del Fisco. Pues no faltaba más. Un ejemplo del modo de comportarse de los promotores inmobiliarios lo tenemos aquí. Digno de leerse. Y con once millones de euros volatilizados.

 Lo grave sería que los Chicotes de turno se salieran con la suya.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Estokaskito
Fecha: Lunes, 13 de octubre de 2008
Hora: 16:34

Excelente Fray.