Jueves, 09 de octubre de 2008

El Pocero abandona Sese?a

Se veía venir. Casi, casi lo anticipábamos, aunque personalmente estoy sorprendido de que esto haya ocurrido tan pronto. Nos lo cuenta  El Confidencial: Francisco Hernando, más comúnmente conocido como El Pocero, quiere huir de Seseña, la aldea toledana que le ha dado fama mundial a propósito del residencial que lleva su nombre y que preveía un desarrollo de 13.508 viviendas en medio de un secarral castellano-manchego del que ya hablamos aquí en su día. Atrás quedaron los días de las "fiestas de inauguración" qu situaron el quemadero de neumáticos de Castilla-La Mancha en el mapa de la cutredad y el horterismo patrio. 

“Ya no comercializa y ha retirado hasta las casetas”, aseguran en el pueblo. Dicen más: que "la asociación de vecinos del propio Residencial Francisco Hernando, ha pedido al Ayuntamiento que dé la urbanización por acabada y la recepcione, es decir, que se haga cargo de los gastos de luz, agua, mantenimiento de jardines y demás".

El problema es que de las 13.508 viviendas previstas, ha construido 5.000, de las cuales sólo 2.800 cuentan con licencia de primera ocupación. En los tiempos de sequía, no sólo hidráulica, sino también crediticia en los que vivimos, ni siquiera esas 2.800 viviendas han sido ocupadas. Hasta la fecha, sólo hay 1.750 empadronados. Es decir, hay 1.050 compradores de vivienda en ‘Pocerolandia’ que no saben qué hacer con su inversión.

En la fiesta de inauguración del Residencial, El Confidencial preguntó a los vecinos de Seseña que se acercaron qué les parecía la urbanización. Y contestaron: “Un cáncer para el pueblo”. A día de hoy, “sólo la tramitación del procedimiento de urgencia de la expropiación de los terrenos de El Quiñón para los depósitos de agua le ha costado al Ayuntamiento 15.000 euros”, añaden las fuentes consultadas.

El Residencial Francisco Hernando es, pura y simplemente, una aberración. Una atrocidad. Un horror. Ahora, el promotor que le da nombre trata de huir, dicen que rumbo a Dubai y me consta que rumbo a Guinea. Los miles de pisos construidos por este individuo en mitad de nibguna parte avanzan a gran velocidad hacia su conversión acelerada en la versión castellano-manchega del sevillano Barrio de las 3000 Viviendas.

¿Y los que han comprado allí? Pues lamentablemente, su codicia les ha convertido en víctimas de un timo. Esperaban revalorizaciones absurdas del precio de sus pisos, situados a 60 kilómetros de la Puerta del Sol. Y les ha pasado como a todos los timados que en el mundo han sido: Esperaban algo a cambio de nada... y han recibido nada a cambio de algo.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Carlos
Fecha: S?bado, 27 de diciembre de 2008
Hora: 22:40

Lo siento por los que han comprado vivienda all? para vivir, pero no por los que han comprado para especular y venderla revalorizada.