Mi?rcoles, 08 de octubre de 2008

Definiciones para una verg?enza

Lo anunciado ayer por la tarde es, pura y simplemente una vergüenza sin paliativos. Zapatero ha decidido, lisa y llanamente, poner el 5% del Producto Interior Bruto del Reino a disposición de la continuidad hasta el infinito de la absurda burbuja inmobiliaria que vivimos en España. Van aquí unos conceptos básicos para entender lo que está pasando:

a) Activos ilíquidos: Aquellos que son invendibles porque nadie los quiere. Ahora mismo, cualquier inmueble es un activo ilíquido.

b) Activos tóxicos: Hipotecas concedidas sobre propiedades sobrevaloradas o con escasas garantías. Recordemos que, para la banca, una hipoteca es un activo hasta que se impaga.

c) Activos sanos: Hipotecas concedidas en base a valoraciones ajustadas de los activos o con riesgo de impago mínimo. Obviamente, una hipoteca de este tipo es -para los bancos e inversionistas- un activo fácil de vender y atractivo de comprar. Recordemos que los activos hipotecarios son susceptibles de comprarse y venderse.

El Gobierno afirma queva a utilizar entre 30.000 y 50.000 millones de euros para comprar activos de máxima calidad y a precio de mercado. La triste realidad es que hoy día en España apenas existen en el mercado hipotecario activos de gran calidad: Las hipotecas están concedidas en base a precios absolutamente inflados , el riesgo de impago es altísimo -y no solo por el peso de la inmigración en el panorama hipotecario- y el mercado inmobiliario se ha derrumbado.  Cualquier "activo de gran calidad a precio de mercado" se vendería sin necesidad de que acudiera el Gobierno a comprarlo. Esto significa que el Gobierno va a comprar, esencialmente, activos tóxicos. Hipotecas que jamás deberían haberse concedido e inmuebles sobrevalorados. Con dinero de todos.

Traduzco al román paladino: El Gobierno está saneando las cuentas de los bancos, que a su vez han cumplido su parte sosteniendo a las inmobiliarias. Ejemplo uno y ejemplo dos.

Estamos hablando, pura y simplemente, de Estado comprará cantidades masivas de inmuebles (o de hipotecas soportando su adquisición o construcción, que es casi lo mismo a efectos macroeconómicos) sobrevalorados e invendibles para meter dinerito en la caja de los bancos y mantener los precios todo lo inflados que se pueda.

Desde este momento, el mercado de la vivienda quedará definido por los precios de rescate, que serán, salvo sorpresa, los máximos del pico de la burbuja con un descuento mínimo por la supuesta "sanidad" de dichos activos.El Estado se encargará de administrar y dosificar la salida de estos inmuebles, en el formato y calendario que más interese a bancos y sector de al construcción para mantener artificialmente los precios de la vivienda lo mas altos posibles.

El argumento es: No podemos permitir que el precio de la vivienda se desplome, porque si no pasará aquí lo que ha pasado en EEUU. Y explicarles a tres millones largos de hipotecaditos que lo que compraron por 100 vale ahora 35 y que, virtud a la responsabilidad patrimonial personal e ilimitada de nuestro Código Civil, no hay forma de zafarse de la deuda, que arrastrarán toda la vida como la bola de un presidiario decimonónico, está  totalmente fuera de la cuestión. 

Los bancos y las cajitas podrán seguir concediendo refinanciaciones y moras del crédito al sector inmobiliario para que estos sostengan sus precios hiperinflados, aun sin vender, por un par de añitos, a ver si escampa, en vez de darles la consigna de "liquidar ya como sea los pisitos que no tengo depósitos ni nadie me presta"

El Ministerio de la Vivienda tendrá ya sentido.  Se convierte en una inmensa Tecnocasa Nacional: Los promotores atrapados con urbanizaciones invendibles, en vez de ajustar sus precios, pactarán con el banco su "dación de pago", y el Ministerio, hará líquido al banco el préstamo que concedió al promotor (activo toxico que se pagará a precio de sano). ¿Y los miles de millones de euros de plusvalías de estos años? Eso no se pregunta, mire Ud. Solo faltaba tener que pedir cuentas a Cajitas de Ahorro y caciques locales (políticos y promotores) varios.

Después de destinar 3.000 millones de euros para comprar a las inmobiliarias suelo devaluado, ahora se pasa al siguiente nivel: Diez veces más. 30.000 Millones de euros del ala.  ¿Cuál sera el siguiente envido? 300.000 M€?

Al mensos en EEUU ha habido un cierto debate político y malestar por este verdadero engaño masivo. Aquí ni eso. Aquí un Gobierno puede disponer libremente del 5% del PIB de la Nación para sanear las cuentas de las entidades financieras y de las promotoras inmobiliarias, para mantener artificialmente altos los precios absurdos de la mierda de los pisitos... y no pasa nada. Nada.

Me guardo una predicción más amplia en el futuro hasta oir las de quienes saben más que yo. Pero mi primera impresión es, que duda cabe, muy pesimista. Veremos.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 08 de octubre de 2008
Hora: 11:36

Tu serie sobre el tema la voy siguiendo con placer; aunque malo, muy bien explicas el panorama.
no me deja firmar;
soy arkesis.blogspot.com
Autor: Paco_Cortes
Fecha: Viernes, 10 de octubre de 2008
Hora: 8:24

Pues si amigo, nos la est?n dando con queso a base de crear un ambiente de crisis total. La realidad es que a algunos se les ha acabado su raci?n de pastel y ahora pretenden que los dem?s les demos las migajas que dejaron para despues optar al nuevo reparto. La crisis les va bien a algunos, a todos los que se aprovecharon de la ?poca de vacas gordas con beneficios monstruosos y desproporcionados que ahora podr?n invertir para comprar a 10 lo que antes vendieron por 100 y que pretenden vender en un futuro por 1000.
La crisis la sentimos los de siempre, los que no tenemos un puto duro para invertir en nada salvo para ir malviviendo y sacar adelante a la familia a base de bocadillos de mortadela, que los filetes ya no sabemos ni del color que son. Mientras tanto, el Banco de Santander (por poner un ejemplo), presenta un beneficio record en el ?ltimo semestre del a?o. Me pregunto ?donde est? la crisis?. ?No ser? un invento, por cierto cojonudo, de los cuatro avispados de siempre?.:sm)