Lunes, 22 de septiembre de 2008

Los enlaces P2P no son delito

La Audiencia Nacional, mediante un Auto no-recurrible, puso fin el pasado 18 de Septiembre a una vieja polémica: Los enlaces a contenidos P2P distribuidos por terceros no son delito. Nadie irá, por lo tanto, a la cárcel por el caso Sharemula ni otros similares. David Bravo explica en su blog los pormenores del Auto y, posteriormente, analiza las repercusiones que ha tenido en la prensa el cierre del caso.

La acusación particular, compuesta por una verdadera galaxia de empresas y entidades, se ha quedado con un palmo de narices. Y no ha tenido mejor ocurrencia que decir que el Auto, que pone fin a la vía penal sin sentar a nadie en el banquillo, favorecerá la difusión de pornografía infantil. Falsedad obvia (proporcionar enlaces de pornografía infantil SÍ es delito) pero que se enmarca dentro de la estrategia tradicional de estas entidades: Presentar cualquier obstáculo legal a sus intereses como una amenaza a toda la sociedad.

Ahora, PROMUSICAE y el resto de entidades que presentaron la querella criminal anuncian un procedimiento en vía civil. Solicitando, presumiblemente, cese en la actividad e indemnización. Dudo sinceramente que lleguen a hacerlo. Ni las normas procesales del Derecho Civil les benefician en lo más mínimo, ni hay forma razonable de asegurar cada visita a los enlaces proporcionados por Sharemula ha generado una descarga y menos aún de medir si alguna de tales descargas ha llevado a alguien a dejar de adquirir los contenidos originales y, así, generar un perjuicio económico concreto a las demandantes.

Después de que el TJCE sentenciara que no existe obligación de proporcionar datos de descargas p2p en procedimientos no-penales, los pequeños resquicios que podían quedar para la actuación civil en esta materia se han hecho aún más pequeños. ¿Cómo probar que alguien ha utilizado alguna vez un enlace?. En cuanto al cese en la actividad, no siendo una pretensión tan descabellada a priori, entra en conflicto con derechos y libertades fundamentales: Limitar el derecho de un individuo -o de la sociedad entera- a publicar direcciones de Internet para proteger los derechos de Walt Disney no parece una pretensión a la que un tribunal razonable debiera acceder.

No deja de sorprenderme la diferencia entre el caso Sharemula y, por ejemplo, lo sucedido con Animersion o con Pokemon-Safari.com. Es evidente que el asesoramiento legal ha sido muy distinto en uno y otros casos. Bien por David Bravo y Javier de la Cueva.




Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Martha Colmenares
Fecha: Lunes, 22 de septiembre de 2008
Hora: 11:46

Interesante lo que desarrollas en la entrada. Siempre se aprende.
Saludos
Autor: sarcarcar
Fecha: Lunes, 22 de septiembre de 2008
Hora: 21:17

Aprovechando el comentario de Martha Colmenares, con tu permiso y sin que venga al hilo, me permito recoger un semblante del Presidente de la Rep?blica Bolivariana de Venezuela, Hugo Chavez, en el siguiente enlace:

http://www.iarnoticias.com/2008/secciones/norteamerica/0276_rescate_agrava_crisis_22sept08.html

En verdad que es muy interesante y toca algo sobre Rusia y su regreso a la Historia.

Saludos cordiales
Autor: sarcarcar
Fecha: Lunes, 22 de septiembre de 2008
Hora: 22:09

Lo siento, me lo tem?a, me aquivoque de enlace: Es lo que pasa por estar a tres cosas simult?neas. Aqu? va el deseado, aunque el otro que apareci? tampoco estaba mal:
http://www.iarnoticias.com/2008/secciones/contrainformacion/0103_chavez_el_limite_12sept08.html

Saludos cordiales