Jueves, 04 de septiembre de 2008

Crisis del Ladrillo: Los piromanos se curan, los constructores huyen.

Vaya por Dios. Por fin una buena noticia: El total de hectáreas de monte y bosque quemadas en lo que va de año es exactamente la mitad de las que ardieron en el mismo periodo del año pasado.  Por fin una buena noticia.  Porque a mi modesto entender, esta disminución drástica de los incendios forestales es un indicador anticipado de una la situación económica que se avecina: Suelo barato sin necesidad de quemar montes para que lo recalifique el Ayuntamiento de turno. Porque esa es la realidad tras los incendios forestales que han asolado España en los dos últimos lustros.

Suelo barato o desvalorizado significa exceso de oferta de vivienda, falta de demanda de la misma... o ambas cosas. De una forma o de otra, el acceso a la vivienda queda garantizado... para quienes no se hayan hipotecado en esta burbuja que termina o quienes, habiéndolo hecho, sean capaces de no salir demasiado trasquilados.

 Entre estos últimos, parece que tenemos que sumar a quince subcontratas, treinta familias y varios bancos. Un constructor de Tordesillas ha huido con cinco millones de euros de cinco promociones que sumaban más de 100 viviendas. No ha sido el primero, ni tampoco será el último.


Comentarios

Añadir un comentario