Jueves, 28 de agosto de 2008

?Y si Carod-Rovira tuviera raz?n?

Me he sorprendido a mi mismo solo de pensarlo, pero no puedo negar que Carod-Rovira ha puesto el dedo en la evidencia estadística que me viene haciendo reflexionar desde que la leí en Wonkapistas. No es de recibo que las comunidades más pobres sean precisamente las que tienen un mayor número y peso de la casta funcionarial. Si la transferencia de renta de las comunidades más ricas se va a utilizar para crear más funcionarios, es decir, más puestos de trabajo improductivos, más sopas bobas para tener votos cautivos y para la financiación de más chorradas con cargo al erario público, va a resultar que a lo mejor yo tampoco estoy dispuesto a apadrinar a más niños extremeños.

El sistema actual de financiación de nuestras comunidades autónomas es insostenible. O se suprimen las CCAA, o se suprime esa ficción absurda de que todo españolito, viva donde viva, vote lo que vote y gobierne quien gobierne tiene que pagar los mismos impuestos y tener los mismos servicios. Si han de seguir existiendo, las Comunidades Autónomas deben tener sus propios medios de financiación y crear sus propios impuestos al margen del Estado.

Y que cada obligado tributario decida si quiere fijar su residencia en una comunidad autónoma que se dedica a crear un puesto de funcionario por cada carnet del partido de turno que hay en la misma, en una que lo invierte en jacobinismo lingüístico, en una que paga operaciones de cambio de sexo , en una que subvenciona la creación de empresas o en una que no hace nada de eso, pero tiene un tipo impositivo más bajo.

Lluis Sunye, el cómico de Iniciativa per Cataluña nos dijo, con el habitual estilo despreciable del separatismo, que el emperador ha salido a la calle en paños menores. Hoy Carod-Rovira, a quien uno presuponía de izquierdas, nos alaba las virtudes de crear empresas antes que funcionarios. Vale la pena no ser sectarios y reconocer que tienen, al menos, parte de razón. O mucha.

Y pedir cuentas a los votantes y políticos de esas regiones que reciben más de lo que aportan y se dedican a crear empleo público sin ton ni son sobre en qué han estado empleando las transferencias de renta que se les ha ido haciendo desde las regiones más ricas. Lo contrario, me temo, sería puro y simple sectarismo





Comentarios

Añadir un comentario