Martes, 26 de agosto de 2008

Circus Maximus para XBOX: Otro videojuego incomprendido

Es posible que yo sea persona de gustos excéntricos en materia de videojuegos. Pero aprovechando que ayer pasé una frikitarde de lo más entretenida jugando a mi copia de Circus Maximus, merece la pena hablar un poco de este videojuego. Porque, digámoslo claro¿a quien no le gustan las carreras de cuádrigas? ¿Quién no ha soñado alguna vez con convertirse en un auriga y dedicarse a correr y derribar a los adversarios con látigo, lanza, tridente o espada, al estilo de lo que Alonso debió hubiera hecho con Hamilton en un mundo regido por la Justicia?

 Pues de eso es de lo que trata Circus Maximus. Tienes un vehículo altamente inestable tirado por dos caballos (más que una cuádriga es una biga), pilotado por un auriga que dirige las riendas con el auxilio de un copiloto encargado, esencialmente, de golpear a los adversarios que se crucen en nuestro camino.

El juego a un solo jugador es difícil por el complicado control del carro. La biga es un vehículo muy inestable y es labor del jugador guiarla adecuadamente (advertencia: borraos de la cabeza las curvas cerradas y los derrapes) y además procurar que el copiloto esté en la posición adecuada para compensar con su peso los giros demasiado pronunciados.

El multijugador, eso sí, es genial. Cuatro jugadores simultáneos se dividen en dos equipos y compiten por adelantarse y machacarse entre sí y contra los dos carros controlados por la I.A., pues cuatro es el númerp máximo (y único) de carros que participan en cada carrera. Esto implica que cada equipo debe estar bien sincronizado para mantener el equilibrio del carro y de acercarse y alejarse a los demás carros según se encuentre o no en condiciones de entablar combate. Horas de diversión seguras.

 Tienes 11 equipos diferentes (algunos hay que desbloquearlos) incluyendo Roma, Egipto, Numidia, Germania, Pretores, Fantasía y otros. Cada equipo se compone de auriga, copiloto, caballos y carro y puedes combinar libremente cada uno de estos elementos para crear el equipo que más te guste. Dicen por ahí que lo mejor es ir combinando. No lo sé, yo siempre he jugado con el equipo romano al completo. Hacer que tu copiloto insulte al adversario y oír sonar por los altavoces una voz romana con tono de profundo odio gritando cosas como You are truly barbaric!!, Empire is ours!!, Hail Caesar!! o You are truly uncivilized!! es una experiencia única. Imagino que los otros copilotos tendrán otros gritos, pero yo ya os digo que solo juego con Roma.

Gráficamente, el juego no es nada del otro mundo. Un ambiente algo "pictórico", más bien oscuro. No tiene un gran número de escenarios, todos ellos sacados de esa imaginería colectiva de cartón-piedra que tienen los norteamericanos del Imperio Romano: Britannia, Cyprus, Germania, Alexandria, Athens, Circus Nero, Rome y Circus Maximus. 

 El caso es que, quizá por ser demasiado corto, quizá por ser demasiado histórico, quizá por ser algo pobre gráficamente, esta creación de THQ no fue un éxito de ventas. Pero ahí ha dejado un enfoque totalmente novedoso para sucesivos juegos de carreras y combate a la espera de que alguien recoja el testigo.

Comentarios

Añadir un comentario