Lunes, 25 de agosto de 2008

Forgotten Realms Campaign Guide: Reinos pasados por Cuarta

Hace unos días fue publicado el setting (entorno de campaña) de Reinos Olvidados para la Cuarta Edición de D&D. Con cambios muy radicales en cuanto a tono, trasfondo y geografía de los Reinos. Y que va a conseguir, seguro, exactamente el mismo hito que consiguió el paso de Dragonlance al Sistema SAGA y la introducción de la denominada "Quinta Era" y, posteriormente, la "Era de los Mortales": Dividir irremisiblemente la base de seguidores de Reinos Olvidados no ya según la época en la que juegan, sino según con que Reglamento y con que mapa prefieren hacerlo.

 Veamos: La campaña empieza en el año 1474 del Calendario de los Valles. Han pasado 100 años desde la edición 3.5 y Faerun es, sin paliativos, un continente considerablemente peor para vivir. Un horrible cataclismo mágico llamado spellplague ha tenido consecuencias terribles para el mundo de Toril haciendo desaparecer unas tierras, creando otras nuevas y trayendo unas cuantas desde el plano paralelo de Abeir. Así pues tenemos cambios en cronología, geografía y razas, al ser los draconatos de Faerun nativos de Abeir y, por lo tanto, recién llegados. No hay ninguna explicación para que de pronto los elfos solares se hayan convertido en Eladrins. Pero hay más.

La cosmología también ha cambiado como consecuencia de la spellplague y para adaptarse a la nueva cosmología de 4ed de la que ya hablamos aquí. De las deidades principales de Toril, han desaparecido completamente, entre otros, Helm/Yelmo, Mystra y Tyr. Lathander ha sido sustituido por Amnaunator, el poder de Cyric está gravemente disminuido por el hecho de estar preso en otra dimensión y la gran mayoría de deidades menores han sido convertidas en exarcas (semidioses servidores) de los dioses importantes. Los clásicos dioses elementales (Ishtishia, Grumbar, Kossut...) han resultado ser primordiales. Asmodeus se cuenta ahora entre los dioses mayores y la Guerra de Sangre terminó de forma abrupta y definitiva cuando el recién ascendido archidiablo recolocó el Abismo y los demonios que lo habitaban en mitad del Caos Elemental.

 A nivel político, el cambio es aún mayor: Lugares como Nimbral, Lluiren, Halruaa o Lluth Dreir han dejado de existir.La Marca Argéntea ha cambiado de nombre y disminuido su extensión (por ejemplo, Mithral Hall ya no forma parte de ella). Elminster vive retirado de todo, inexplicablemente inmortal. Anauroch ya no es un desierto, sino el territorio nacional de los revividos archimagos de Netheril y su nuevo Imperio, que mantiene a Sembia sometida a su voluntad. Los Magos Rojos de Thay son una triste caricatura de lo que fueron, con su tierra natal convertida en una necrocracia bajo control de Ssaz Tam y con un puñado de enclaves comerciales regentados por zhayinos sin relación con su tierra natal. Myth Drannor existe de nuevo y Quentel Baenre  gobierna en Menzoberranzan.

 Hay cambios por todas partes y son demasiados para comentarlos de una vez. Son cambios muy profundos que convierten el mundo en un lugar más oscuro, menos seguro y muy alejado del cierto optimismo de la edición 3.5. Son cambios que no van a gustar a los más veteranos. Veremos cuantos deciden no pasarse a Cuarta Edición a cuenta de lo radical de los cambios.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: saMar
Fecha: S?bado, 29 de noviembre de 2008
Hora: 8:03

Soy de los veteranos y esto es un motivo m?s para pasarme al Pathfinder (http://paizo.com/pathfinder/pathfinderRPG)
Autor: luy
Fecha: Jueves, 28 de junio de 2012
Hora: 21:06

¿Que va a pasar ahora  que se viene la quinta edicion de D&D? ¿Fue todo un mal sueño de Elminster? Creo que yo no voy a averiguarlo, sigo jugando Pathfinder...