Viernes, 18 de julio de 2008

Que se aclare el nuevo PP: ?Hay un problema con la lengua en Catalu?a o no?

Lo he leído en La Benevolencia del Cervecero y desde luego razón no le falta. No es de recibo pasarse lustros hablando de la marginación al castellano, del escándalo de las multas por rotular en la lengua común de todos los españoles, de la salvaje inmersión lingüística que llega a atentar incluso contra libertades básicas... y de pronto decidir que no hace falta firmar el Manifiesto en defensa del castellano porque en Cataluña conviven muy bien las dos lenguas.

Si Alicia Sánchez Camacho afirma que en Cataluña no existe un problema lingüístico, su antecesor al frente del PP catalán es, pura y simplemente, un mentiroso. Y este vídeo no es sino ciencia-ficción:

Hay dos maneras de enfocar el problema del separatismo en España. La primera es enfrentarse a él. Denunciar sus abusos, sus dobleces, sus incoherencias, sus excesos y sus escándalos. La otra es la línea de plegarse intelectualmente, cederle la facultad de marcar el discurso del pensamiento políticamente correcto y evitar la confrontación directa bajo la máscara del buenrrollismo.

La primera dio a Alejo Vidal Quadras los mejores resultados del PP en Cataluña y situó a Mayor Oreja muy cerca de arrebatarle la mayoría absoluta al separatismo vasco. La segunda, hundió al PP en Galicia y logró colocar al PP de Cataluña al borde de su desaparición electoral bajo la batuta del sobrevalorado Piqué.

El nuevo PP de Rajoy parece intentar cada día perder un principio más. Perder un escrúpulo más. Perder un poco más de la poca vergüenza que le pueda quedar. Parace intentar cada día, en definitiva, esforzarse un poco más para convertirse en el partido ideal para ser liderado por Alberto Ruiz-Gallardón.



Comentarios

Añadir un comentario