Mi?rcoles, 16 de julio de 2008

Martinsa-Fadesa: Mentiras, locuras y un pais en caida libre

Vía El Matiz, tenemos la historia de Martinsa-Fadesa. El gigante nacional de la construcción que ha terminado en concurso de acreedores (la prensa lo sigue llamando suspensión de pagos, que es una denominación más gráfica) después de que el Instituto de Crédito Oficial le negara 150 millones de euros de dinero público. Pese a los esfuerzos del Gobierno, a la actitud descaradamente lobbysta de la constructora y a las promesas de ZP para evitar la quiebra antes del 9 de Marzo, finalmente la fantasía de subidas eternas de la vivienda por encima del IPC (o doblándolo o triplicándolo), ha tocado a su fin.  Se acabó la juerga y hay que pagar al flautista.

 Y a Fernando Martín, fugaz presidente del Real Madrid, le han engañado. Y no solo Zapatero, sino también Mohamed VI. El resumen técnico, en Cotizalia. Donde, ojo al parche, no critican el enjuague de Fernando Martín con Zapatero, sino el incumplimiento de la promesa, esencialmente inmoral, de socializar las pérdidas.

 Ya hemos hablado bastante de mentiras. Vamos a por las locuras.

 Lo leí por ahí, en el Blog de Noguera: Las cuarenta falacias del Nuncabajismo. Todas se han derrumbado estrepitosamente o están en ello. Algunas eran, simplemente, ignorancia o gilipollez. Pero todas, absolutamente todas, han formado parte del acervo común de la casta de los hipotecados, la nueva casta de en ciernes de parias de la sociedad española.

 Echo en falta algunas, naturalmente. Por ejemplo, esa de que la inflación poco a poco te va desgastando la cuota (que algunos traducen por "al principio cuesta, pero luego ni se nota") Eso, que efectivamente les ocurrió a nuestros padres en los 70-80 con inflaciones del veintitantos por ciento que hacían que terminaras por no notar unos tipos de interés al 12, al 15 o al 18 por ciento.

 Pero la inflación, aunque ha subido, se mantiene bien por debajo del Euribor y su escalada solo anticipa nuevas subidas del mismo. Los impagos hipotecarios se han multiplicado por dos y entran en avalancha las ejecuciones por los Juzgados. Paro, sueldos congelados, familias en quiebra. Estancamiento e inflación.

 Y la primera inmobiliaria de España, en concurso de acreedores. La Navidad de 2008 va a ser la primera de las varias (dicen que hasta cinco) Navidades Tristes que va a tener nuestro país. Bienvenidos a España, un país en caída libre.


Comentarios

Añadir un comentario