Lunes, 14 de julio de 2008

El Gobierno quiere que las operadoras de Internet incumplan el 20% de sus contratos

Existe en España una casta de empresas privilegiadas para las que obligaciones básicas contenidas en cuerpos legislativos esenciales tales como el Código Civil, el Código de Comercio, la Ley General de Publicidad y la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras cuantas más son meramente orientativas.

Estas empresas privilegiadas vienen estando eximidas de facto del cumplimiento del más elemental compromisos reflejado en sus contratos: El de proporcionar a sus usuarios la velocidad de acceso a Internet que desean, contratan y pagan.

 Pero esto se va a acabar: Vía Elotrolado me entero de que Miguel Sebastián está decidido a ponerse duro y exigirles que cumplan sus contratos. Eso sí, que los cumplan solo al 80% (es decir, suministrando acceso a internet a sólo cuatro quintas partes de lo que sus clientes desean, contratan y pagan) no vaya a ser que este pobre estamento privilegiado se nos agobie.

 No alcanzo a comprender la razón por la cual, pongamos por caso, ONO, va a poder darme acceso a Internet a 4 megas en vez de los cinco que contrato y pago mientras que los productores de naranjas están obligados a suministrar a sus clientes la cantidad exacta, en kilos, que éstos desean y compran.

 Obligar por ley a estas operadoras a estafar a sus clientes solo el 20% en lugar del 50-70% que vienen estafando regularmente hasta ahora es una vergüenza total que demuestra hasta que punto un Gobierno del Primer Mundo puede estar en manos de grupos de presión. Y la cifra mágica del 80% de cumplimiento es una vergonzosa arbitrariedad. ¿Porqué el ministro de Industria autoriza a estas empresas a estafar a sus clientes exactamente el 20% del acceso que ofertan y no el 10%, el 0% o el 90%? 

¿Porqué un 80% de cumplimiento y no el 100% de lo que ofrecen? Paradojas de la vida. Mientras Sebastián hace demagogia con los internautas, yo debo congratularme porque solo me robarán un 20%. Que gran país este.



 

Comentarios

Añadir un comentario