Martes, 10 de junio de 2008

Tenia que pasar y ha pasado: Un piquete muerto en Granada

Ha muerto un piquete por ser demasiado informativo. Sin querer entrar a herir los sentimientos de la esposa, dos hijos y restantes familiares del asalariado de cincuenta años que ha muerto por encaramarse a una furgoneta que se negaba a hacer huelga.

 El piquete (¿piquetero?) se encaramó a la ventanilla abierta de una pequeña furgoneta que circulaba por Granada con ánimo de que se sumara al paro.

Observemos estos interesantes vídeos autoexplicativos sobre la "información" que reparten piquetes como el del fallecido en Granada:



  Cabe deducir que el conductor de la furgoneta estaba poco dispuesto a ser "informado" (léase poco dispuesto a ser coaccionado e insultado aparte de posibles daños a su vehículo o su persona) y, conocedor del percal, optó por no frenar. Los otros miembros del piquete afirman que se dio a la fuga, cosa que sería absolutamente entendible para evitar ser linchado. Sin embargo, se entregaba minutos después en la Comandancia de la Guardia Civil.

 Pocos casos tendrá la Justicia más claros y más palmarios de culpa exclusiva del fallecido. ¿Exclusiva? No. Habría que repartir su parte al Gobierno de mandíbula débil que no ha puesto freno a la coacción masiva de quienes buscan privilegios y tienen la capacidad de exigirlos secuestrando a la sociedad.


Comentarios

Añadir un comentario