S?bado, 07 de junio de 2008

Enrique Dans nuevamente da en el clavo

Tras enterarme de la absurda demanda contra Pablo Soto, había una reacción que esperaba por encima de todas las demás: La de Enrique Dans. Uno de los bloggers imprescindibles en mi ronda diaria por la blogosfera. Y Dans no defrauda. Destaco el mejor párrafo:

Promusicae: la música es gratis. Escríbelo en tu Google, y fúmatelo. Podemos obtenerla donde queramos, y compartirla con quien nos dé la gana, y no hay nada que podáis hacer para impedirlo. No sois necesarios, no hacéis falta para nada, el mundo y el progreso estaría mucho mejor sin parásitos de gatillo fácil como vosotros. Así ha sido durante los últimos años, así es hoy, y así sera a partir de ahora. Llevar a los tribunales a la tecnología y a la innovación no cualifica como modelo de negocio. Lo único que sabéis hacer es hundiros mientras intentáis una torpe, mediocre y patética representación de “La conjura de los necios” para la que ya nadie quiere pagar entrada.

No se puede decir más claro, ni con más razón. Estamos viendo los estertores de un modelo de negocio acabado.Mientras haya demanda social de música, habrá oferta y gente que pueda vivir de ella. Simplemente se termina el absurdo de sacar un disco al mercado y pretender vivir de él toda la vida y hasta 70 años tras tu muerte. Habrá más conciertos, se venderán pocos (o ningún) disco, pero no va a dejar de haber gente que viva de la música.

El escenario apocalíptico que nos venden músicos caducos, náufragos de la movida a quienes nadie sigue ya, subproductos televisivos de mayor o menor éxito y poderosísimos lobbies especializados en la presión política y en el vivir del cuento simplemente es una mentira destinada a mantener andando un modelo que lleva muerto hace ya mucho. De mantener algo parecido a un sistema de castas en el que la totalidad de los ciudadanos les pagamos un impuesto indiscriminado a unos supuestos creadores... sin importar si realmente prestamos atención o no a lo que crean.

Comentarios

Añadir un comentario