S?bado, 24 de mayo de 2008

?Qu? est? pasando en el PP?

Anoche, cenando con unos amigos, derivó la conversación hacia la crisis del PP y más concretamente la marcha de María San Gil. ¿Qué está ocurriendo en el PP?  Bueno, pues aquí van mis dos centavos al respecto, tal y como los expuse ayer:

1) Los sectores del PP:

Conviven en el PP tres grandes sectores políticos, esencialmente análogos a los que convivirían en cualquier partido grande:

a) El sector ideologizado o "duro": Aquí se alinean todos los liberal-conservadores clásicos del Partido, incluyendo Aguirre, Arístegui, el propio Aznar, Mayor Oreja, María San Gil, Acebes, Zaplana, etc... Más o menos defienden la línea del aznarismo (matizado según los casos) y han dictado la agenda del Partido la pasada legislatura.

Una amiga me preguntó específicamente por Rodrigo Rato. Rodrigo Rato está más bien en este grupo. Y si alguien tiene dudas, recordar que Rato fue el hombre recomendado por Aznar y aceptado por Bush para dirigir con rango de Jefe de Estado, el Banco Mundial.

 Otra cosa es que Rato haya sido mimado por los medios de izquierda, fundamentalmente el Grupo PRISA, por sus favores pasados. Que fueron muchos.

b) El "aparato" del Partido: En un Partido tan enorme como el del PP, el aparato es importantísimo... y carece de más ideología que la del mantenimiento de la propia poltrona. El aparato lo componen militantes-funcionarios de todos los niveles y lo normal es que sea extremadamente rígido y fiel al líder, sea quien sea. En este momento, el aparato está a piñón con Rajoy.

c) Los pijo-progres, o"centristas" o "blandos": Gallardón, Piqué, Soraya, Feijoo, NN.GG. a casi todos los niveles, Arenas en gran medida, Pedro Arriola, Gabriel Elorriaga, Beatriz Salmones "la titiritera del PP", etc... A diferencia de los "duros", no son un movimiento muy estructurado y más bien tiran cada uno por su lado.
 
Mención especial a Camps: Anoche sostuve muy convencido que Camps es un "duro" que apoya a Rajoy porque cree estar apostando a caballo ganador. Hoy tengo más dudas y admito que Camps puede ser un "blando" o haberse pasado a ese bando.

2) La anterior Legislatura:

 La Oposición durante la Legislatura 2004-2008 ha sido llevada digamos de una forma consensuada. La línea la marcaban los "duros" pero la comunicación la llevaban los "blandos". "Duros" y "blandos" mantenían políticas e incluso mensajes y posturas absolutamente contrapuestos que alcanzaron su máxima expresión en el enfrentamiento continuado entre Aguirre y Gallardón... pero también a muchos otros niveles.

 Así, por ejemplo, el PP andaluz apoyaba la aprobación de un nuevo Estatuto de Autonomía para Andalucía que consagraba a esta región como "Nación". Piqué y Jaume Matas (Baleares) apoyaban el catalanismo político y lingüístico mientras Feijoo hacía lo propio en Galicia y Camps aprobaba un nuevo estatuto para la Comunidad Valenciana que incluía la famosa "cláusula Camps" de actualización permanente por si acaso el TC declaraba constitucional el Estatuto catalán.

 Esto chocaba frontalmente con la postura del PP en el resto de España y fueron posturas muy criticadas desde las antenas mediáticas de los "duros" (Telemadrid, COPE, El Mundo, Libertad Digital).

Como es sabido, Matas, Piqué y el PP gallego terminaron estrellándose en las autonómicas, pero no lo es tanto que Rajoy trató de que tanto Matas como Piqué aguantaran en sus puestos pese a las derrotas cosechadas, que fue patética en el caso de Piqué (pues su blandura propició el éxito a costa del PP de un partido monotemático en el tema lingüístico como es Ciudadanos) y dramática en el de Matas (quien impuso a una progresista de tomo y lomo como número 2 esperando ganar votos... y terminó perdiendo la mayoría por 300 sufragios).

 Otra cosa que no salió demasiado en la prensa fue el hecho de que Esperanza Aguirre logró en las últimas elecciones autonómicas 30.000 votos más que Ruiz-Gallardón en la ciudad de Madrid, pese a que el censo para las municipales es mayor por incluir a los inmigrantes comunitarios.


En política nacional, la ineficacia de los "centristas" a la hora de defender las tesis que imponían los "duros" se hacía evidente cada día y en cada titular. Empezando por el mismo Rajoy, quien simplemente no es un comunicador. Y luego, además, existían incoherencias de base muy graves que se notaban.

 Así, por ejemplo, sucedió en el tema del canon digital. Mientras el PP en el Senado votaba en contra, la portavoz de Cultura del PP en el Congreso (Beatriz Rodríguez Salmones) afirmaba que sus compañeros se habían equivocado... solo para tener que envainársela días después cuando, por decisión personal de Rajoy, el PP votó contra el canon también en el Congreso.

 Pero hubo cuestiones mucho más graves, tales como por ejemplo las continuas salidas de tono de Alberto Ruiz-Gallardón, respondidas sin ningún recato por Esperanza Aguirre, amparada en el apoyo de la abrumadora mayoría de las bases del PP madrileño, apoyo del que Gallardón carece.

3) La campaña electoral:

La campaña electoral vino precedida del último asalto del pugilato entre Gallardón y Aguirre, que dejó en evidencia la falta de liderazgo de  Rajoy. El  líder del PP debió cortar de raíz las aspiraciones de Gallardón (quien llevaba meses presionando desde la Prensa) o dar un golpe de mano frente a Aguirre.

 No hizo ninguna de ambas cosas.  Más bien aprovechó la ocasión para, en una decisión salomónica, dejar a ambos fuera de las listas al Congreso y de paso se libra de posibles "administradores de su sucesión" tras la derrota que se barrunta el 9 de Marzo.

 La campaña supone una continuación de la política seguida en la legislatura: Línea "dura" expresada por bocas "blandas". Salvo que Rajoy, buscando votos desesperadamente, hace guiños populistas en materia de inmigración ilegal y canon digital.

 El fichaje de Pizarro es una jugada inteligente en materia económica, a falta de un Rodrigo Rato que no quiere mojarse de momento... pero el ex-presidente de Endesa cae derrotado ante un Pedro Solbes particularmente convincente. Los debates entre Rajoy y Zapatero, muy mal negociados por los "blandos" que dirigen la campaña del PP, se saldan en dudosos empates.

 El resultado final de las elecciones del 9 de Marzo por lo que al PP respecta, fue retratado magistralmente por el director de PUBLICO, Ignacio Escolar . Empezaban los cuchillos largos.

 4) El Pre-Congreso:

 Contra todo pronóstico, y contra la misma lógica política, Rajoy decide seguir. Se atrinchera con su leal aparato y se aleja de los "duros" que exigen su marcha. Con el aparato en bloque de su parte, prepara un Congreso a la búlgara del PP en Valencia. Para impedir que ningún otro candidato se presente como alternativa a dirigir el partido (necesitan el aval de al menos 600 de los 3000 compromisarios) Rajoy y su aparato se lanzan a recabar avales en blanco. Así como suena. Las esperanzas de Aguirre (quien no podría reunir más de 400 avales sin romper el Partido presentando candidaturas alternatuivas por toda España) de ganarle un Congreso a Rajoy se diluyen.


 Y los "duros" cambian de estrategia: Desgaste mediático. Forzar la dimisión de Rajoy antes del Congreso de Valencia. Nuevamente es Ignacio Escolar quien descubre públicamente la estrategia mediática consistente en hacer las declaraciones más altisonantes y las dimisiones más graves... en Lunes, para que el ruido mediático dure toda la semana. Un lunes, se marcha Acebes. El siguiente, Zaplana. Al otro, San Gil abandona la ponencia ideológica "blanda" que le pone delante un tal José María Lassalle (importante colaborador de Rajoy). Todos en lunes.

 Otros dirigentes, como Arístegui, añaden leña al fuego entre semana en tanto que "duros" de segunda línea política tercian en la polémica. Los "duros no van a dejar de intentarlo.

El lunes siguiente, Aznar expresa su preocupación. Aguirre dice que algo se está haciendo muy mal , Gallardón echa leña al fuego clamando por recuperar el centro.  Al día siguiente, María San Gil  anuncia su marcha mientras Rajoy señala al modo gallego a Gallardón como su Secretario General.




Ese es el panorama que le espera a Rajoy hasta Valencia. Con el gravísimo precedente de una manifestación contra Rajoy y en apoyo a María San Gil a las puertas de Génova... que ha resultado un pequeño éxito para sus convocantes. 200 personas, convocadas por SMS alzadas en protesta contra la dirección de su propio partido. La gravedad de esto para Rajoy excede con mucho lo que pudiera parecer.

 Y aún así, y siendo absolutamente claros, Rajoy puede perfectamente ganar el Congreso y salir reelegido líder del PP. Lo tiene todo a su favor, entre otras cosas un proceso precongresual que podríamos califucar como "democracia dirigida". El proceso congresual del PP se basa en la elección de 3000 compromisarios de los cuales 2500 se eligen en las Asambleas Locales y de Distrito del Partido. A cada una se le asigna un número de compromisarios. Si no se presentan más candidatos a compromisarios que el número asignado, el Comité Ejecutivo de la Asamblea reparte entre sí las credenciales. Esto es lo que ha ocurrido en algo así como el 84% de las Asambleas Locales y de Distrito de toda España, lo cual augura un Congreso Nacional completamente en manos del "aparato".

Básicamente el único "pero" que puede encontrarse será la enmienda para exigir primarias en 2011, enmienda presentada por el PP del Distrito de Salamanca de Madrid y que será alentada por El MUndo y la COPE. Tiene una oportunidad real de salir adelante y podría forzar la dimisión de Rajoy de ser aprobada.

5) El Post-Congreso:

 
Entre 2008 y 2011 el PP tiene las siguientes citas electorales:

- Autonómicas de Cataluña, con un líder desconocido y un PP catalán partido en tres. Batacazo casi seguro.
- Autonómicas vascas, otro batacazo seguro.
- Europeas, donde cualquier cosa que no sea movilizar un voto de castigo contra el Gobierno por la crisis económica será una derrota segura... con el añadido de que muchos votantes del PP podrían optar por castigar a Rajoy.
- Autonómicas gallegas, donde el PP será derrotado por segunda vez consecutiva en tierras de su líder (¿alguien se imagina al PSOE de González perdiendo en Andalucía? ¿Al PP de Aznar perdiendo en Castilla-León? Pues de eso estamos hablando).
- Y como guinda del pastel, elecciones municipales a las que, salvo sorpresa, el PP llegaría con moral de derrota sdalvo que la crisis económica en ciernes sea mucho más grave de lo que parece.

En estas condiciones, es más que dudoso que Mariano Rajoy pueda aceptar someterse a unas primarias en 2011, después de cargar mediáticamente con tantas derrotas y sobre todo teniendo en cuenta que la aprobación de las primarias asegura que tanto El Mundo como la COPE, principales antenas mediáticas del PP, seguirán en su campaña por minar la imagen de Rajoy de cara a dichas primarias.

 Puede pasar cualquier cosa de aquí a Valencia y más aún de aquí a 2011. Pero de momento, quedémonos con estas declaraciones de Pepiño Blanco y que cada cual saque sus conclusiones propias.

Los vídeos e imágenes que ilustran este artículo provienen todos de webs y blogs de la órbita del PP.

Comentarios

Añadir un comentario